También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 23/01/2013

La hora de Durán i Lleida

El desafío soberanista que ha puesto en marcha Artur Mas, uncido a la estrategia radical de Ezquerra, ha vivido hoy otro momento de intensa e irresponsable deriva. Es natural que esta deriva les aleje de la realidad social de Cataluña, pero también de quienes históricamente representan un proyecto política y cultura de nacionalismo moderado, el partido Unió Democrática de Cataluña. Con el paso del tiempo Mas va a quedar crecientemente aislado en su mensaje victimista y en la fantasía de repetir, como si fuera un mantra, que lo que legitima su proyecto es la deslealtad del gobierno de España con Cataluña. Una acusación que está a años luz de la verdad y que está provocando que las pretensiones de independencia de Cataluña se hagan sobre las ruinas de la división. Quizás ha llegado la hora en que la formación de Durán i Lleida no esté dispuesta a que la alianza con la izquierda republicana de Cataluña lleve a esa Comunidad Autónoma a una deriva política, social y cultural, que tenga difícil recomposición. Durán i Lleida, pieza clave en el nacionalismo catalán, que no ha sido especialmente ejemplar en la gestión de los casos de corrupción que han afectado a su partido, puede poner su experiencia de posibilismo y pactismo al servicio de la recomposición de una situación que no se puede equiparar con otros momentos de la historia reciente. Al margen de la esquizofrenia de los socialistas catalanes, la que lleva todas las de perder es la sociedad catalana, que asiste perpleja a un desarrollo de los hechos cuyo inquietante final nadie vislumbra con claridad.

Lo más visto