También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La historia de Pablo Ráez en COPE

Desde que conocimos a Pablo Ráez y su lucha incansable por conseguir un millón de donantes de médula, COPE no dejó de estar pendiente de él ni de su propósito. #retounmillon #DonaMedula y #SiempreFuerte sigue vigente un año después. No lo olvides.

Pablo Ráez

Una voz débil, apagada. Apenas se le escuchaba pronunciar palabras. Un hilo de voz que, sin embargo, llegaba al corazón de los que escucharon esa primera entrevista a Pablo Ráez en 'Mediodía COPE'. Ese 5 de septiembre de 2016, Pablo nos reconocía que “he estado mejor”.

Cansado, nos contaba que se esforzaba por subir contenidos a las redes cada día, aunque muchas veces no tenía fuerzas para ello: “Los vídeos animan a la gente, me hacen esforzarme a mí…Esa gente que me sigue, yo sé que los ayudo con un simple esfuerzo”. 

Ese cansancio no le impedía seguir con su lucha. La lucha que impulsó hasta el último día de vida: “Estoy centrado en buscar un millón de donantes en España”. 

Junto a Pablo, descubrimos también a uno de los héroes que lo acompañaba: su padre, Francisco. “Como padre es más duro que como seguidor. Es él el que está más fuerte, más animoso, y en los momentos de debilidad nos sostiene. Siempre gastando bromas, todo es relativo. Todo lo que enseñamos a nuestro hijo de niño, ha salido ahora”. 

Francisco destacaba además la actitud proactiva de Pablo, siempre luchando a pesar de las dificultades. “No se conforma con nada, es un perfeccionista. Antes lo veía como defecto, ahora como una gran virtud. Si necesita donantes, pues vamos a buscarlos. Es fácil seguir a alguien como mi hijo, que lo tiene tan claro. Esa actitud de ponerse manos a la obra. Si quieres algo, ve a por ello”.

17 días después, el 22 de septiembre de 2016, volvíamos a hablar con Pablo en un día muy especial: el día en que abandonaba por fin el hospital y nos transmitía su ilusión. “Me voy con antibióticos de protección mientras encuentran un donante. Tengo que volver de vez en cuando pero ya me voy a casa”. Y recordaba que no era el único que necesitaba una médula: “No es a mí a quien hay que donar médula. Es a todos los enfermos que hay y a todos los que puede haber”.

El 10 de octubre, por fin, pudimos contar la gran noticia. Habían encontrado una donante compatible con Pablo: “En 5 o 6 semanas ingresaré para el trasplante. Estoy contento pero a la vez asustado, porque no es nada fácil superar el trasplante…pero lo intentaremos”.

Dos días después, su padre explicaba en Herrera en COPE como estaba viviendo Pablo esos días previos a su trasplante. “Ahora empieza una aventura muy peligrosa. Estábamos rodeados de fuego y ahora se ha abierto un camino. Muy peligroso, pero hemos salido del fuego”. Francisco reconocía su profunda admiración por su hijo: “He aprendido a quererlo más si cabe, sin tanta exigencia. Y ver que ahora sigue su camino y seguirlo. Soy su primer fan”.

Aquel 12 de octubre, Francisco Ráez pronunció unas palabras que, a la larga, fueron premonitorias: “Ahora tiene muchas más dudas. Porque se puede curar o no. Ahora tiene miedo a la muerte. Lleva un mes y medio ciego, ha tenido fiebres altas, mucha morfina…ha tenido viajes astrales como él dice”.

Valentía, esfuerzo y compromiso con todos los que sufren la enfermedad fue lo que mostró Pablo Ráez en cada una de sus intervenciones de COPE. Una personalidad arrolladora que afectaba a las emociones de los que le escuchaban.

Lo más visto