También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Armendáriz corta una oreja

Hermoso y Galán, a hombros en Pamplona

La "puerta del encierro" de la plaza de toros de Pamplona volvió a abrirse en la víspera de San Fermín, para volver a enmarcar la ya clásica salida a hombros de dos rejoneadores, que esta vez fueron, como casi siempre, Hermoso de Mendoza y Sergio Galán.
Hermoso y Galán en su salida a hombros este sábado...
Hermoso y Galán en su salida a hombros este sábado en Pamplona. EFE

Pamplona, sábado 6 de julio de 2013. 2ª de Feria. Lleno. Seis toros, despuntados para rejones, de los hierros de San Pelayo y San Mateo, estos últimos lidiados en segundo y tercer lugar. Con mucho volumen los tres primeros y todos hondos, dieron juego desigual, destacando por clase y duración 5º y 6º. Hermoso de Mendoza, oreja y oreja. Sergio Galán, silencio y dos orejas. Roberto Armendáriz, oreja y ovación.En una imagen ya repetida en Pamplona durante más de una década, Hermoso de Mendoza y Sergio Galán compartieron una nueva salida a hombros, al igualarse a dos en el "marcador" de orejas cortadas.Pero, dejando de lado lo numérico, las diferencias de la corrida de rejones del abono pamplonés las marcó de nuevo la maestría de Hermoso de Mendoza, que tuvo que poner toda la carne en el asador, en cuanto a destreza y valor, para triunfar con el lote más problemático.Su primer toro se paró por completo a las primeras de cambio a causa de su nula raza, pero el navarro supo mantener la atención del público a base de dejar los pechos de sus caballos siempre muy cerca de los pitones y de rematar la faena con un gran par a dos manos, en el momento más brillante de la corrida.Se ganó así la primera de las dos orejas que cortó, aunque la segunda tuvo que ser aún más trabajada, porque ese cuarto fue un manso que embistió con brusquedad, reservándose sólo para arrancarse a arreones destemplados a las cabalgaduras.Pero Hermoso, con temple, paciencia, conocimiento, destreza y valor no sólo consiguió someter al manso sino redondear a gran nivel una obra que, por falta de espectacularidad, que no de mérito, fue premiada con esa única oreja que supo a poco.Más benevolencia hubo en la concesión del resto de trofeos de la tarde. Por ejemplo, los dos que obtuvo Sergio Galán del quinto, que fue con diferencia el mejor toro de la corrida, estuvieron motivados por una actuación correcta del jinete conquense.Hubo embroques limpios para clavar banderillas, pero todo lo que hizo Galán estuvo envuelto con un despliegue de adornos que fueron los detalles que más agradeció el público pamplonés. Con el segundo de la tarde, que buscó siempre las tablas, estuvo acelerado y desigual en el ajuste.Dada la positiva actitud del público de hoy y en un ambiente propicio, el también navarro Roberto Arméndáriz hubiera acompañado a hombros a sus compañeros de terna de no haber fallado con el rejón de muerte con el sexto.Fue este otro de los toros destacados de la corrida, con el que Armendáriz fue centrándose el tercio de banderillas a medida que apaciguó su ansiedad por rematar la tarde doblando el trofeo que ya consiguió del tercero, ante el que destacó sobre todo por su fibra y sus deseos de agradar.

Lo más visto