También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Música clásica en La Linterna

Grandes actores en el Teatro de la Zarzuela

Carlos de Matesanz nos presenta las novedades de la música clásica en La Linterna y nos hace alguna recomendación discográfica.

El último estreno del madrileño Teatro de la Zarzuela reúne en dos obras de género chico del maestro José Serrano –“La reina mora” y “Alma de Dios”– a excelentes actores muy conocidos por sus trabajos en la pequeña pantalla. Charo Reina, Joaquín Climent (Trino de “Amar en tiempos revueltos”) o Cristina Serrato (Chiqui de “Tierra de Lobos”) actúan junto a la prestigiosa Cristina Marcos, que hace su debut zarzuelístico en este nuevo montaje dirigido por el veterano actor y cantante Jesús Castejón, de los “Castejón de toda la vida”, que son una auténtica institución en este coliseo. La escenografía, actual y fea –poco acorde con la poesía popular de los libretos de ambas obras, de los hermanos Álvarez Quintero y de Arniches, respectivamente– no estorba una actuación llena de vida, encanto y comprensión por parte tanto de los actores como del elenco de cantantes, encabezados por una estupenda Cristina Faus, todos bajo la batuta de José María Moreno. No se alcanza el logro redondísimo de “El Juramento” de Gaztambide, el anterior título ofrecido en La Zarzuela, pero se logra aprehender con tino la esencia tan difícil de equilibrar de lo que comúnmente se conoce como “género chico”. En cartel hasta el 10 de febrero. Recomendaciones discográficas.- Entre la última remesa del imparable sello Naxos, destacamos un par de óperas que se graban por primera vez: “La Spinalba”, del compositor barroco portugués Francisco Antonio de Almeida y “Le Magnifique” del clasicista francés André Ernest Modeste Grétry. La primera, en una producción apoyada por varias instituciones culturales públicas lusas, se sirve totalmente completa en una caja de 3 cedés muy aprovechados que contiene una interpretación de buena calidad en lo que respecta a la orquesta de instrumentos de época Os Músicos do Tejo y a la soprano protagonista Ana Quintans; el resto del reparto, totalmente portugués, y la dirección de Marcos Magalhaes son discretamente cumplidores. La segunda ópera, de Grétry, el padre de la “ópera-comique” francesa, está comprimida en los 80 minutos justos de un compacto, servida sin recitativos; la interpretación del muy interesante conjunto estadounidense Opera Lafayette que dirige Ryan Brown es de magnífico nivel, a la altura de una música elegantísima e inspirada; el reparto, de cantantes americanos, es, como en la ópera anterior, discretamente cumplidor, con nota más alta para el tenor suizo Emiliano González Toro que, a pesar de encarnar el papel titular, canta relativamente poco. El mismo sello saca dos discos muy distintos pero ambos protagonizados por la misma formación de trío de violín, violoncello y piano: uno con la obra completa para trío del checo Bohuslav Martinú a cargo del Trío Arbor, con música de gran calidad, y otro dedicado a tres obras de cámara (Trío Op. 22 y Sonatas Op. 23 y Op. 42) del romántico alemán Eduard Franck, músico del entorno de Mendelssohn y Schumann, de quienes fue amigo y con quienes comparte rasgos estilísticos; no hay que confundirlo con el posromántico belga César Franck. La interpretación de su música corre a cargo de Shmuel Ashkenasi (violín), Yehuda Hanani (cello) y James Tocco (piano), músicos poco conocidos por nuestros pagos, pero reconocidos en el ámbito concertístico y docente de los EE.UU. Por último, consignar la recuperación de un dulce oratorio de principios del XIX: “Il santo sepolcro” del austriaco Ferdinando Paër, contemporáneo de Beethoven, sucesor de Spontini y maestro de Liszt, obra de gran pulcritud y encanto defendida por el Coro y la Orquesta Simon Mayr de Alemania, bajo la dirección de Franz Hauk, conjuntos que están haciendo una gran labor en la recuperación del poco conocido repertorio sinfónico-coral de la época beethoveniana. Concierto recomendado.- Para celebrar su 40º aniversario, que se dice pronto, el prestigiosísimo Cuarteto Brodsky propone al público madrileño una inaudita experiencia: presentarse en la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid con las partituras de cuarenta obras e invitar al público a que, con una ruleta –la ruleta de los “4tones”, en vez de la “fortuna” – seleccione cuatro, que conformarán el programa, elegido sobre la marcha, pero tocado con la seguridad y perfección de la que estos grandes músicos nunca se apean. En la primera de las convocatorias, el pasado día 12 de enero, sonó, entre otros, el Cuarteto nº 2 de Borodin, elegido por Nicolás, un niño de cuatro años. En la próxima, el domingo 19 a las 12.00 horas, sonará el cuarteto que usted y la ruleta elijan, si se pasa por los Teatros del Canal.

Lo más visto