También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El gran artífice del orden y de la paz sobre la tierra

En su mensaje a los miembros del Cuerpo Diplomático acreditados ante la Santa Sede, Benedicto XVI ha pronunciado una lección magistral sobre las cuestiones fundamentales que afectan al hombre de hoy. Hoy se tiende a pensar que la verdad, la justicia y la paz son utopías que se excluyen entre sí, pero desde una concepción cristiana de la vida es exactamente al contrario. Así lo ha ido mostrando el Papa  con un repaso panorámico a cuestiones de gran actualidad, poniendo el acento en asuntos como la libertad religiosa y la imprescindible salvaguarda de la objeción de conciencia; las falsificaciones de la religión, como son los fanatismos que tanto sufrimiento están causando en algunos lugares; los ataques a la vida humana, que ha de ser respetada desde su concepción hasta la muerte natural, porque para ser auténtica, la defensa de los derechos humanos debe considerar al hombre en su integridad personal y comunitaria; o el ejemplo de la caridad con el que Iglesia acompaña en su caminar cotidiano a los que sufren y ayuda a construir la verdadera paz en el mundo.En el discurso han ido apareciendo lugares inolvidables de la geografía del dolor como Tierra Santa, Siria o Nigeria, y guiños a Occidente, con su olvido de Dios y  su consecuente olvido del hombre, o a América Latina, en particular cuando ha demandado inversión en educación para sentar las bases de una construcción adecuada de la paz. Con palabras de Pablo VI, al término del Concilio Vaticano II, Benedicto XVI nos ha querido recordar que es Dios el gran artífice del orden y de la paz sobre la tierra. Y es justamente su olvido, y no su glorificación, el que engendra la violencia.

Lo más visto