También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Mediodía 13 septiembre 2016

Gobierno Frankenstein

El más que posible encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias confirma lo que el líder de los socialistas anunció en el último debate de investidura: que va a intentar ser presidente del Gobierno con el apoyo de Podemos y de los independentistas. Los silencios de Sánchez, su negativa a abstenerse, sus medias palabras desde el 26 de junio apuntan en esa dirección. Es ya un error político reunirse con Pablo Iglesias. Desde las últimas elecciones y tras la pérdida de un millón de votos Podemos está sumido en una profunda crisis. El encuentro con Iglesias, que desde ha semanas está desaparecido del mapa, supone oxígeno para la formación morada que está atravesando la mayor crisis desde su fundación. Podemos es el partido que más directamente compite en su espacio electoral con el PSOE. Pero es que además los órganos de dirección del PSOE marcaron una línea roja muy clara a Sánchez: no puede ser presidente del Gobierno con el apoyo de los que quieren romper España. La conversación con Iglesias no conduce a nada. Es más gesticulación, de esa de la que según las últimas encuestas estamos hartos los españoles. A menos que Sánchez quiera ser presidente en contra de la decidido en el Comité Federal de su partido. En ese caso los órganos de dirección del PSOE tendrían razones más que suficientes para forzar un relevo. Si a estas alturas el secretario general del PSOE sigue teniendo en la cabeza lo que algunos han llamado un Gobierno Frankestein, mal vamos.

Lo más visto