También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SEVILLA

Ginés Marín, gustó y convenció

Ginés Marín ha cortado este domingo una oreja en su presentación en la Maestranza y ha sido el triunfador de la novillada de Fuente Ymbro, dispar en comportamiento y clase. Clemente y Varea, también debutantes, han sido silenciados. 
Ginés Marín con la oreja cortada este domingo en la...
Ginés Marín con la oreja cortada este domingo en la plaza de toros de Sevilla. ARJONA

Primera cuestión: tiene valor y, además, torea con personalidad, distinción y elegancia. Perfecto el natural y buen gusto en la expresión del detalle. Sin necesidad  de forzar la figura, Ginés Marín, ejecutó el toreo con aspiración artística. Segunda cuestión: La faena fue auténtica, medida en el tiempo, solvente y cuidada, razonable consecuencia de su contenido. Y aunque pinchó, la estocada después fulminó. Hubo que esperar al quinto de Fuente Ymbro para poder apreciar el sólido argumento que Marín ofreció para la credibilidad de su toreo. Y es que lo hizo de forma admirable aprovechando desde el inicio las galopadas del buen utrero de Ricardo Gallardo. A los medios se fue y allí empezó a construir con talento una faena variada, honda, de expresiva improvisación, precisa e hilvanada. Muletazos profundos, templados, rematados, ora con el pase de pecho, ora por sentidos pases por bajo. Importante  faena que emergió del natural con el que dio sentido a un toreo contundente y bello con el que gustó y convenció. Una selección de soberbios naturales se abrieron paso ante las claras primeras y mejores embestidas, para ampliar con la derecha un trasteo ordenado, a veces improvisado, sentido, y con ese velo de expresividad  que, desde el inicio, invitó a la emoción. Los toreros remates epilogaron una lidia de exquisito toreo. Antes, con el noble, soso y distraído segundo, dejó el regusto de su despacioso capote en dos verónicas y un galleo por chicuelinas colmado de torería. La faena unió firmeza y templaza en unos trazos realmente notables, pero sin que la necesaria emotividad de lo hecho le llegase a la gente. Hubo muletazos diestros con gusto, naturales hondos, circulares muy personales y hasta bernardinas rematadas con un lentísimo pase de pecho. Todo muy despacio y elegante, pero no suficiente para alcanzar la nota alta deseada. Acabó de certero espadazo.Por un lado, las embestidas de noble y tardo primero tuvieron escaso margen para un mayor lucimiento. De todas formas, Clemente, mostró su buen concepto en una faena de exquisita técnica, aparentemente fácil, donde el natural sobresalió por su trazo, quizá, más emotivo. Pero ni esto siquiera cambió el ánimo de una gente alicaída y aburrida. Se paró el novillo y acabó, mal con los aceros, el debutante francés. Buen tranco y clase en su embestida tuvo el flojo cuarto que, además se pegó un volantín de órdago, tras salir de la primera vara. Clemente realizó una faena dispersa, de algún que otro buen muletazo, aunque sin continuidad. Todo muy bonito pero falto de emoción. Peor lo tuvo el tercer debutante de la terna con sus dos novillos. El tercero mostró su falta de casta en las sosas acometidas. Y el sexto se defendió sin clase en sus escasas embestidas. Varea anduvo técnico en ambos trasteos donde el detalle de su exquisito toreo prevaleció  sobre el conjunto. De estocada finiquitó a su primero, y pinchó antes de dejar hundida la espada en su segundo.  

FICHA DEL FESTEJO

Sevilla, domingo 17 de mayo de 2015. Tercera novillada de abono. Menos de media plaza.

Novillos de Fuente Ymbro, de desigual presentación y hechuras, nobles y de escaso fondo. Los mejores  el primero, noble y con clase; el segundo, noble aunque distraído;  el cuarto, de notable tranco,  aunque con poca fuerza; y el encastado quinto.  

Clemente, silencio tras aviso y silencio.

Ginés Marín, vuelta al ruedo y oreja.  

Varea, silencio y silencio.

Lo más visto