También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 3ª de Olivenza

Ginés Marín deslumbra en la matinal

Gran mañana del debutante Ginés Marín. El novillero de Olivenza triunfó a lo grande en la segunda novillada de la feria cortando un total de cuatro orejas. Una pasearon Posada de Maravillas y Juan Manuel Terrón ante una buena novillada de El Freixo.
Ginés Marín a hombros este domingo en Olivenza. S.N
Ginés Marín a hombros este domingo en Olivenza. S.N

Olivenza (Badajoz), domingo 9 de marzo de 2014. 3ª de Feria. Dos tercios de entrada. Novillos de El Freixo, bien presentados y con remate de carnes. De buen juego en conjunto. Destacaron el encastado primero y los enclasados segundo y quinto. Posada de Maravillas, saludos y oreja. Luis Manuel Terrón, vuelta tras aviso y oreja. Ginés Marín, dos orejas y dos orejas.De nuevo una matinal en Olivenza. De nuevo un novillero que deslumbra. Y de nuevo un novillero nacido en esta tierra. Ginés Marín. Otro nombre para llevarse en la maleta de vuelta. El chaval, de Olivenza. Y su triunfo que llegó más allá del paisanaje y del favor. Y también, no hay que dejarlo pasar por alto, con la colaboración de una gran novillada de El Freixo. El Juli también redondeó como ganadero una han feria.Pronto mostró sus armas el también debutante Ginés Marín. Y por encima de todas, un valor a pruebas de bombas. Pero no un valor para el atragantón. No. Un valor para interpretar un toreo de quilates. A derechas e izquierdas. El oliventino se explayó en una faena que nunca bajó en intensidad. Supo torear templado y largo a pesar de acortar distancias. Su final de faena fue un compendio de una tauromaquia tan incipiente como esperanzadora la de este Marín. Un cambio de mano tras las postreras bernadinas hizo rigor la plaza. La estocada trasera ralentizó la muerte del novillo aunque no fue impedimento paa que cayesen las dos orejas.El sexto tenía más teclas que tocar. Por el izquierdo tendía a meterse por dentro y pronto levantó los pies a Marín del suelo. El pacense nunca volvió la cara al novillo, le plantó batalla en el tercio y hasta logró sacar varias tanda en redondo de mérito por planteamiento y resolución. Y un final, al natural a pies juntos, cumbre de torería y plasticidad. Y la estocada, arriba, volcándose. Dos orejas más.Tras su deslumbrante actuación hace un año en esta misma plaza, se esperaba con ganas a Posada de Maravillas. No es que defraudase, pero no alcanzó las cotas de la pasada matinal. Se abrió de capote en su primero. Naturalidad y composición en las verónicas y garbo al soltar el capote en la larga de remate. El novillo con tendencia a huir y Posada que empezó su faena de muleta a derechas. Punteaba el animal por este pitón y no terminó de cogerle el pulso el novillero. Más reunida y completa fue la primera serie al natural. Ese era el pitón del pupilo de El Juli. Se empeñó después en volver a la diestra. Cuando regreso al natural hubo un desarme que enfrió. Después, faltó estructura a la parte final del trasteo. Feo el espadazo haciendo guardia que precedió a la estocada final.El cuarto, bajito de casta, sacó bondad pero no tuvo emoción en sus viajes. La faena de Posada de Maravillas quedó más en detalles sueltos que en una labor conjuntada. Hubo una buena tanda a izquierdas en mitad de la faena, otra a pies juntos en el final y entre medias algún destello. La estocada, contraria de atracarse. Y la oreja, premio a esos detalles. Bonito le salió el quite al debutante Luis Manuel Terron. Brindis al cielo y faena de menos a más. El novillo, con calidad excelsa, metía la cara y Terrón lo aprovechó. Temple y largura a partes iguales y una tanda enorme al natural. Enganchando muy adelante y llevándolo hasta el final. Gustó y se gustó el pacense. La estocada, trasera y al segundo envite. El descabello se llevó el premio.Gran nobleza y clase tuvo el quinto. Luis Manuel Terrón sacó esta vez a relucir su verdor. Quiso hacer más cosas que las que le salieron al final. Violentó en exceso al novillo con algún toque en demasía brusco y no terminó de bajar la mano a un utrero que embistió siempre humillado.

Lo más visto