También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Mañana de Expósito

Gil Tamayo:"La Iglesia no se presenta a ningunas elecciones, no hace mítines"

"No está hablando en clave electoral, ni es ningún contrincante político" concreta el Secretario General y portavoz de la CEE pero añade que "la Iglesia es una institución muy arraigada en la sociedad y tiene algo que decir".
José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la...
José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la CEE.

Sobre la crisis, sus consecuencias, la corrupción, la falta de valores trata la última pastoral, 'Iglesia, servidora de los pobres' aprobada en la CV Plenaria de la Conferencia Episcopal Española y sobre la que ha hablado en La Mañana el Secretario General  y portavoz de la misma, José María Gil Tamayo que ha querido dejar claro que con este documento, "la Iglesia no se presenta a ningunas elecciones, la Iglesia no hace mítines, no está hablando en clave electoral  ni es ningún contrincante político . Es una voz de una institución arraigada, con muchos siglos y siglos y tiene una palabra que decir. La Iglesia no se intromete en ningún orden político si es una llamada propositiva para trabajar juntos por esta España que nos importa, para que se trabaje por todos los españoles, una sociedad que tiene principios". Pero una sociedad que está sumida en una grave crisis cuya "principal consecuencia de la crisis es la persistente desigualdad. Hay síntomas de recuperación pero igual que la crisis se ha socializado, ha llegado a todos, pagan más lo más pobres es a los que después llega la recuperación. Y ahí está la tasa de desempleo de los jóvenes, y de los mayores de 55 años" dice Gil Tamayo. "La Iglesia está ayudando con esa ayuda primaria y asistencial  con Cáritas y la instituciones de la Vida Consagrada, ayuda inmediata, sobre el terreno, diaria y es donde se les ayuda a llevar la carga sobre el terreno. Pero la Iglesia no tiene soluciones técnicas, eso lo tiene que llevar a cabo la sociedad civil, las administraciones públicas y aquí hay otro fenómeno que denuncian los Obispos que es la corrupción, la pérdida del sentido del bien general y hay que recuperar el verdadero sentido de  servicio público. Los principios que puede aportar la Doctrina Social de la Iglesia, es la primacía de la persona sobre el mercado. La ética es la mejor inversión para recuperarnos porque pone encima a la persona".Y añade ante ese binomio pobreza- crisis, corrupción- crisis que  "lo mismo que en la guerra hay quien se enriquece, también cuando hay crisis, hay pobreza, porque hay pobreza porque alguien se ha enriquecido. Cuando se produce desigualdad es porque hay codicia". Entienden los Obispos españoles, como traslada su portavoz  que para salir nuestros dirigentes políticos tienen que "llegar a un pacto contra la pobreza, un pacto por la solidaridad, no en clave de mitin y ahí la Iglesia puede ayudar". En nuestro país falta apoyo a las familias por las  administraciones públicas, "los números no solo cantan es que lloran. El Gobierno ha caído, a la hora de gobernar, más en lo técnico, en una especia de tecnocracia que en una empresa de principios, de ideales e incluso de utopía y hay elementos básicos de la sociedad que se han obviado como el derecho a la vida, la estabilidad familiar, el apoyo a la maternidad, todo esto humaniza y los Obispos es lo que quieren dejar claro detrás de la crisis hay una crisis de valores, una carencia ética. No hemos hecho lo que debíamos hacer, solo arreglos técnicos. Y dentro de las familias están también los ancianos, y el primer empleo de esos hijos que no encuentran pese a ser los más preparados y tienen que salir de España, y se desarraigan". ¿Puede haber una marcha atrás en la ley del aborto?, "la esperanza es lo último que se pierde.  Esto no se puede solucionar solo con una especie de estrategias y sobre todo es necesario que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la actual ley Aído, la justicia debe ser pronta, lo del tiempo es para otra cosa, la oportunidad cuando se refiere a la vida o llegamos cuanto antes o no llegamos y aquí se están jugando vidas humanas sencillamente". IGLESIA, SERVIDORA DE LOS POBRES La Conferencia Episcopal Española presenta esta pastoral con la que quieren compartir, con los fieles y con quienes deseen escuchar su voz, su preocupación ante el sufrimiento generado por la grave crisis económica, social y moral que afecta a la sociedad española. Y también, los Obispos quieren compartir su esperanza por el testimonio de tantos miembros de la Iglesia que han ofrecido lo mejor de sus vidas para atender a quienes más sufrían las consecuencias de la crisis.Estructurada en cuatro partes, la Instrucción pastoral comienza analizando la situación social actual y los factores que están en su origen y lo explican. Seguidamente enumeran los principios de la Doctrina social de la Iglesia que iluminan la realidad y ofrecen su propuesta desde la fe. Aseguran los Obispos que "la caridad hay que vivirla no sólo en las relaciones cotidianas –familia, comunidad, amistades o pequeños grupos–, sino también en las macro-relaciones –sociales, económicas y políticas–. Necesitamos imperiosamente «que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud para todos los ciudadanos». Es preciso que todos seamos capaces de comprometernos en la construcción de un mundo nuevo, codo a codo con los demás; y lo haremos, no por obligación, como quien soporta una carga pesada que agobia y desgasta, sino como una opción personal que nos llena de alegría y nos otorga la posibilidad de expresar y fortalecer nuestra identidad cristiana en el servicio a los hermanos.Recuerda la pastoral al papa Francisco cuando dice que "el tiempo es superior al espacio" . «Este principio permite trabajar a largo plazo sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia las situaciones difíciles y adversas. [...] Darle prioridad al espacio lleva a enloquecerse para tener todo resuelto en el presente. [...] Darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios». Por eso, no nos quedemos en lo inmediato, en los limitados espacios sociales en que nos movemos, en lo que logramos aquí y ahora. Demos prioridad a los procesos que abren horizontes nuevos y promovamos acciones significativas que hagan patente la presencia ya entre nosotros del Reino de Dios que se consumará en la vida eterna .Gil Tamayo:"La Iglesia no se presenta a ningunas elecciones, no hace mítines"

Lo más visto