También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Puerto de Santa María (Cádiz)

Generosidad ante la adversidad

Una deslucida corrida de toros de la ganadería de Torrealta dejó, en cambio, el semblante triunfal del francés Sebastián Castella, que cortó este domingo una oreja a cada toro de su lote.
Sebastián Castella en su salida a hombros este domingo en...
Sebastián Castella en su salida a hombros este domingo en El Puerto. JOAQUÍN ARJONA

El primero de Ponce fue un manso huido que no se empleó nunca. Aculado en las tablas, Ponce intentó sacarle los pocos pases que tenía, es decir, ninguno. Su segundo fue una calamidad. Ni tan siquiera los recursos técnicos pudieron tapar la falta de casta y de invalidez del burel. Para colmo, estuvo mal con los aceros.Bravo, con fijeza y muy noble, el primero del lote de Castella en los dos primeros tercios. Sin embargo, a la muleta llegó deslucido, de embestida pajuna. La faena, que la comenzó con pases cambiados por la espalda, fue disolviéndose hasta el punto de echarse el toro y quedar en la nada. A pesar de apenas verse nada, el bonachón público de El Puerto regaló una orejita.Su segundo toro comenzó con más fuelle y Castella aprovechó las primeras embestidas, aunque el toro fue perdiendo su poder hasta quedar en una acometida aborregada. Pases por ambos pitones faltos de la emoción de un toro encastado. Pinchazo y estocada tragando y quedándose en la cara.Talavante tuvo un primer oponente blando y con falta de casta. Nada de lo que desarrollara tomaba vuelo ni importancia. Más bien parecía un invalido en lugar de toro bravo. Así las cosas, fue imposible el lucimiento. Su segundo fue otro mulo imposible al que abrevió para darle muerte. FICHA DEL FESTEJO El Puerto de Santa María (Cádiz), domingo 3 de agosto. Más de tres cuartos de plaza. Toros de Torrealta, desiguales de presentación, escurridos los tres primeros, deslucidos, descastados y faltos de fuerza. Enrique Ponce, palmas y división de opiniones tras dos avisos. Sebastián Castella, oreja y oreja. Alejandro Talavante, ovación y silencio.

Lo más visto