También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA | Al rechazar su escolta

La Generalitat acusa a Sáchez-Camacho de "uso político" de la policía catalana

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha sido acusada desde la Generalitat de "uso político" de la Policía catalana por rechazar su escolta y cambiarla por la de efectivos de la Policía Nacional (CNP).

De 

El conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha expresado además hoy de forma "explícita y clara" su confianza en el director general de los Mossos, Manel Prat, tras reiterar que "no es cierto" que su coche se hallara cerca del domicilio del director de la agencia Método 3 horas antes de que el detective fuera detenido, según publicó ayer La Vanguardia y han confirmado a Efe fuentes del CNP. Los hechos que están en el origen de la decisión de Sánchez-Camacho habrían ocurrido el pasado 18 de febrero, horas antes de la detención del director de Método 3, Francisco Marco, cuando unidades de la Policía Nacional que llevaban dos días vigilando al detective identificaron un vehículo como el coche oficial del director de los Mossos. La Policía Nacional comprobó que el vehículo de Prat recogió después a una mujer, al parecer una periodista, que había estado reunida previamente con Marco. A raíz de estas informaciones, la presidenta del PPC ha renunciado a la escolta de los Mossos y ha decidido encomendar su seguridad al CNP, tras enviar ayer una carta a Espadaler en la que le indica también que, en su condición de senadora y presidenta del comité electoral del Partido Popular, "necesito el servicio de escolta en toda España". Sánchez-Camacho recuerda en este sentido al conseller que la dirección general de la Policía de la Generalitat le denegó este servicio de seguridad en 9 desplazamientos fuera de Cataluña durante 2011 y 2012. El conseller de Interior ha dicho que esta es un opción legítima de Sánchez-Camacho, aunque no la comparte, "porque no deriva de ningún fallo en la seguridad que le hemos dispensado", mientras ha lamentado que "se pueda hacer un uso político de nuestra Policía" porque "cuanta menos distorsión le pongamos encima desde la instancia política, mejor iremos en conjunto". Más contundente incluso ha sido el exconseller de Interior y actual conseller de Empresa, Felip Puig, que ha lamentado que se esté "instrumentalizado a la policía" y se utilice a los Mossos para "intentar atacar las posiciones políticas institucionales que hemos democráticamente de aceptar", además de considerar una "grave irresponsabilidad" la postura de Alicia Sánchez-Camacho. Desde las filas del PPC, su portavoz en el Parlament, Enric Millo, ha anunciado hoy en Girona que su partido pedirá responsabilidades al Govern "caiga quien caiga" sobre este caso, al entender que es un asunto "muy grave" que en cualquier país occidental se llevaría al gobierno por delante. Millo ha asegurado que este tema no es "menor" porque implica que el director general de los Mossos "está interfiriendo en un caso de espionaje político" que investiga el juez, los fiscales y a la Policía Nacional. Enric Millo se ha preguntado: "¿qué hacia el coche de Manel Prat allí?, ¿qué teme el gobierno de CiU que lo hace interferir en una investigación policial?" y ¿qué tiene que tapar cuando se ha sabido que el director general de prisiones, Xavier Martorell, también está relacionado con la agencia de detectives?, preguntas que a su juicio "necesitan respuestas y explicaciones claras y concluyentes". Por su parte, tanto el PSC como ERC han criticado la decisión de Sánchez Camacho, y así el primer secretario de los socialistas catalanes, Pere Navarro, ha estimado que la presidenta del PPC ha utilizado a los Mossos para seguir practicando "un discurso separador". A su juicio, poner en duda la tarea policial "no es una buena práctica para una responsable política", aunque también ha abogado por que las informaciones que vinculan a Manel Prat con Método 3 se expliquen y "haya la máxima transparencia y rapidez para aclarar todas estas cuestiones". El portavoz de ERC en el Parlament, Oriol Amoròs, ha dicho que mostrar desconfianza hacia los Mossos "nos parece una deslealtad institucional no propia de un partido de gobierno", y ha agregado que en este caso de las escuchas el PP ha tenido una actuación "muy dudosa" y que "en todo caso, si de alguien se debería dudar, es de la Policía Nacional".

Lo más visto