También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Gala demasiado previsible

El cine español vive un momento muy interesante. Después de décadas en las que los argumentos eran recurrentes hemos superado un cierto bloqueo creativo. Hay frescura, nuevas ideas, capacidad para contar historias de un modo diferente. El drama humano reaparece en un séptimo arte que abandona viejos esquemas ideológicos.Nuestro cine  está perfectamente internacionalizado, y  en ocasiones triunfa más fuera de nuestras fronteras que dentro. Hay además buen oficio. Ejemplo de todo ello son las dos películas que han sido más galardonadas con los premios Goya, Blancanieves y Lo imposible.Todo ese panorama contrasta con un cierto discurso que se superpone a la industria, del que hemos tenido ejemplo en la gala de este domingo. El mundo del cine parece que tiene que ser por fuerza la plataforma para las críticas demagógicas contra los gobiernos de centro-derecha. Es lógico que haya malestar por la situación económica en la que estamos. Que la situación política y la corrupción provoquen quejas y protestas. Pero el modo en el que ciertos representantes del sector cinematográfico expresan sus quejas es demasiado previsible. Está por debajo de la complejidad cultural que se les supone. Lo peor es que alimenta la irresponsabilidad: no es verdad que la culpa de todo siempre la tengan los demás

Lo más visto