También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
José Luis Restán

La fe y el futuro de Europa

Jóvenes en la JMJ de Cracovia
Jóvenes en la JMJ de Cracovia
  • cope.es
  • cope.es

Es la primera vez que Francisco pisa la Europa centro-oriental, escenario destacado del acontecer de la Iglesia en los últimos tiempos. Y la puerta tenía que ser Polonia, la cuna y el hogar en que se forjó san Juan Pablo II. Las primeras palabras del papa han sido para rendir homenaje a esta nación singular en la que cristianismo y amor a la libertad se han conjugado siempre al unísono. Ante la flor y nata de la sociedad civil, Francisco se ha felicitado del resurgir de Polonia tras la oscuridad del totalitarismo, y ha reconocido que el sufrimiento experimentado no ha prevalecido sobre la gratitud y la experiencia de bien atesorados por el pueblo polaco. El papa se ha referido con especial intensidad al desafío de las migraciones y ha reconocido que requiere un suplemento de sabiduría y misericordia. Francisco ha querido ser al tiempo comprensivo y exigente. Reconoce la complejidad del problema pero pone el acento en la necesidad de acoger a los que huyen de las guerras y del hambre, a quienes están privados de sus derechos fundamentales, especialmente el de profesar con libertad su propia fe. El pueblo polaco puede extraer de su propia experiencia los recursos espirituales para responder a este reto, como supo afrontar otros a lo largo de su historia. Los próximos días van a mostrar ante el mundo el principio de la renovación en la continuidad, verdadera ley dinámica de la Iglesia. Hace treinta años Juan Pablo II desafío aquí la pretensión del marxismo de encarnar la esperanza de los hombres; hoy Francisco vuelve a mostrar que la fe es la roca de la esperanza frente a la violencia, el escepticismo y el miedo. Entonces como ahora, los jóvenes fueron inesperados interlocutores del sucesor de Pedro. 

Lo más visto