También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial

La fuerza de la palabra "misericordia"

El Papa Francisco ha pronunciado esta mañana el tradicional discurso a la Curia Romana. En el recordado discurso del año pasado, enumeró una serie de enfermedades que han servido como guía y reflexión para este año, en el que como ha reconocido el Papa, algunas se han manifestado de forma particularmente dolorosa. Sería injusto, sin embargo, no destacar a la mayoría de gente entregada, que vive con fidelidad y generosidad su misión apostólica, también la Curia Romana. Las dificultades son un estímulo para afrontar las reformas venideras con valor, serenidad y siempre retornando a lo esencial. Francisco ha querido poner esta vez en el centro la palabra “Misericordia”, para que sea el faro que guíe a la Iglesia en este Año Santo. Ha pedido a los sacerdotes que sean hombres apasionados en su carácter misionero y pastoral; que se esfuercen en adquirir sabiduría, que sean humildes, de profunda espiritualidad, ejemplares y fieles; racionales, sin dejarse arrastrar por la emotividad, y amables, afables, serenos en el juicio, que actúen con seguridad  y determinación cuando sea necesario, siempre en la caridad y en la verdad. Con honestidad y madurez personal, con respeto y delicadeza, con generosidad y disponibilidad en la atención a los demás; con capacidad y sólida preparación para afrontar también los momentos de dificultad. Porque la Misericordia no es un sentimiento pasajero, es la síntesis de la Buena Noticia y el Papa, recordándoselo a la Curia, nos lo ha querido recordar a todos, para que sea la columna sobre la que se apoye nuestra forma de ser y de actuar.

Lo más visto