También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
RELIGIÓN | Viaje por Tierra Santa

Francisco pide la protección de los niños desde el lugar donde nació Jesús

El papa Francisco hizo una cerrada defensa de la infancia en la plaza del pesebre de Belén, donde pronunció una homilía en la que dijo que los niños deben ser protegidos por la sociedad.

Ante más de 8.000 personas que llegaron desde todos los rincones del mundo y aguantaron con religioso estoicismo el calor que caía sobre la Basílica de la Natividad, denunció la situación de aquellos menores que se ven obligados a emigrar y a refugiarse, o combatir en las guerras, signo de que la sociedad no goza de salud."Aquí tenéis la señal. El Niño Jesús nacido en Belén, todo niño que nace y crece en cualquier parte del mundo, es signo, diagnóstico, que nos permite comprobar el estado de salud de nuestra familia, de nuestra comunidad, de nuestra nación", afirmó."Todavía hoy muchos son explotados, maltratados, esclavizados, objeto de violencia y de tráfico ilícito. Demasiados niños son hoy prófugos, refugiados, a veces ahogados en los mares, especialmente en las aguas del Mediterráneo", denunció.Una situación, dijo Francisco, que debe hacer al mundo en general, y a los cristianos en particular, reflexionar y "avergonzarnos hoy delante de Dios, el Dios que se ha hecho Niño".La misa en la Plaza del Pesebre fue el segundo acto público del papa desde su llegada esta mañana a Palestina procedente de Jordania, en la segunda etapa de un peregrinaje de tres días a Tierra Santa.Francisco, que en su corta trayectoria como pontífice se ha ganado la reputación de papa de los más desfavorecidos, destacó que "el Niño Jesús, nacido en Belén, es el signo que Dios dio a los que esperaban la salvación". Y aseveró que "(ese niño) permanece para siempre como signo de la ternura de Dios y de su presencia en el mundo (...) Aquí tenéis la señal: encontraréis un niño"."El Niño de Belén es frágil, como todos los recién nacidos. No sabe hablar y, sin embargo, es la Palabra que se ha hecho carne, que ha venido a cambiar el corazón y la vida de los hombres", subrayó en una plaza donde los niños palestinos, con banderas palestinas y del Vaticano, fueron también protagonistas."Este Niño, como todo niño, es débil y necesita ayuda y protección. También hoy los niños necesitan ser acogidos y defendidos desde el seno materno", abundó.E insistió en que, junto a las tecnologías más avanzadas, en nuestro mundo "hay todavía por desgracia niños en condiciones inhumanas, que viven al margen de la sociedad, en las periferias de las grandes ciudades o en las zonas rurales".Por lo que "debemos preguntarnos: ¿Quiénes somos nosotros ante Jesús Niño? ¿Quiénes somos ante los niños de hoy? ¿Somos como María y José, que reciben a Jesús y lo cuidan con amor materno y paterno? ¿O somos como Herodes, que desea eliminarlo?".

Lo más visto