También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
RELIGIÓN | "Son la vida, no una ficción"

Francisco oficia sus primeros matrimonios

El Papa recordó ante las 20 parejas que casó, las primeras de su pontificado, que el matrimonio no es "una ficción" sino que pertenece a la "vida real".

La de hoy fue la primera ocasión en la que Francisco oficia un matrimonio, una idea que comenzó a fraguarse a finales del mes de abril, cuando él mismo comunicó a su diócesis su deseo de celebrar este rito.Finalmente, Bergoglio ha unido en matrimonio a cuarenta personas provenientes de la periferia de Roma en una emotiva ceremonia en la basílica de San Pedro del Vaticano que comenzó con los prometidos recorriendo el pasillo central de la misma agarrados del brazo de sus padrinos y de sus madrinas, como marca la tradición.Durante el acto, el pontífice pronunció su homilía en la que animó a las parejas a no rendirse ante las adversidades que encontrarán en su nuevo recorrido en común.Y es que, según subrayó, en el matrimonio hay momentos de felicidad pero también de "dificultad" e incluso "conflictivos", síntomas estos de que pertenece a "la vida real, no a la ficción".Ante tales circunstancias, el papa repitió el consejo que dio durante un encuentro con los jóvenes en Asís (centro) el pasado abril: "no acabar nunca la jornada sin hacer las paces".Asimismo catequizó que en el matrimonio la esposa tiene el "deber" de ayudar al marido a ser más hombre y este, a su vez, tiene la misma obligación de ayudar a la esposa a ser más mujer.La voluntad de presidir un enlace matrimonial público y colectivo muestra la importancia que tiene la familia para el papa argentino.Ante los prometidos, el papa encomió la "incalculable fuerza" y "la carga de humanidad" que contiene una familia, el "primer lugar en el que nos formamos como personas y que, al mismo tiempo, ejerce de 'ladrillo' en la construcción de la sociedad".Este gesto cobra mayor relevancia al celebrarse a menos de un mes del Sínodo de obispos sobre la Familia, que comenzará el próximo 5 de octubre y en el que la Iglesia estudiará la situación de estas "células sociales", además de debatir temas a menudo controvertidos como el divorcio o el matrimonio homosexual.Tras su alocución, Francisco preguntó uno a uno a los prometidos si aceptaban en matrimonio a sus respectivas parejas y, acto seguido, se procedió a la tradicional imposición de los anillos.Al término de la ceremonia, los recién casados obsequiaron al papa con una ludoteca y un centro de integración juvenil que se situarán en el barrio capitolino de Colli Aniene, acogiendo su predicado precepto de "acudir a las periferias geográficas y existenciales".