También en directo
Ahora en vídeo
En Fin de Semana

¿El fin de la calefacción central?

Si vives en un edificio con calefacción central esto te interesa. Debido a una Directiva del Parlamento Europeo, relativa a la eficiencia energética, se va a obligar a los 1,7 millones de hogares españoles que tienen instalaciones centrales de calefacción a poner contadores individuales
En 2017 acabará la calefacción central

De 

Esta normativa quiere ser más estricta con el sistema de reparto del consumo centralizado, que cada propietario pague por  la calefacción que gasta. Cumplir con la norma no  va a salir gratis a las familias que calefacción central. Hay que tener en cuenta el aspecto económico y sobre todo la fecha límite para tener instalado el contador: el 31 de diciembre de 2016. A partir de entonces, el sistema de cálculo por coeficientes, es decir, según los metros cuadrados de la vivienda, pasará a la historia y cada piso pagará en función del calor que realmente consume. Los expertos insisten en los beneficios de tener contadores individuales y aseguran que el ahorro es del 20%. "Es cuestión de comportamiento humano. Si sabes y pagas por lo que gastas no despilfarrarás. Si no usas nunca una de las habitaciones de tu casa, cerrarás el radiador", aseguran. Los dispositivos cuestan de 20 a 25 euros cada uno más el coste del servicio de conteo (unos 4 euros anuales por radiador). Otra opción es alquilar los dispositivos a una empresa especializada por unos 7 euros al año por cada radiador. Lo más habitual es que una vivienda cuente con unos 6 radiadores

Lo más visto