También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Tiempo clásico en La Linterna

Festivales de Música en Segovia, Zamora y Medinaceli

Toda la actualidad de la música clásica con el experto Carlos de Matesanz.
Festival de Músicca de Segovia
Festival de Músicca de Segovia

De 

Bajo el lema “Navega por un mar de música”, la extraordinariamente marinera, portuaria y pesquera ciudad de Segovia, capital del besugo a diestro y siniestro y la merluza bien cocida, inaugura su trigesimoñoño (sic) Festival veraniego, del 15 (en realidad, del 16) al 27 de julio. Siguiendo en su línea habitual de “un poco de todo y, al fin, nada de nada” de años anteriores, se unen en esta convocatoria el jazz sobradamente conocido de Chano Domínguez, el soul muy corto de Adriana Blu (menos corto por parte de sus acompañantes, The Sugars), Argentina viajando por el cante (y por media geografía española en sus bolos veraniegos), Verónica Forqué (nuevamente sic), la Sinfónica de Castilla y León tocando sinfonías al fresco (a las 22.30, en el Jardín de los Zuloagas, el fresco está asegurado; las sinfonías ya, vaya usted a saber) y, como traca final –en el sentido literal- Martirio y su hijo cantando por Chavela (sic, una vez más). La mera enumeración de espectáculos, con más envoltorio que sustancia, denuncia claramente la inexistente línea de programación del Festival de Segovia. En su seno se encuadra la histórica Semana de Música de Cámara, otrora prestigiosa convocatoria por la que desfilaron de I Musici al Cuarteto Orlando, pasando por Alicia de Larrocha: este año se cierra con Amancio Prada cantando al aire de la almena, con esto –y con un inevitable “Sic transit gloria mundi”- queda todo dicho.Menos mal que, paralelamente, se celebra el XIX Festival Joven, que suele tener un buen nivel, y presenta gratuitamente a artistas noveles laureados en diversos concursos y muy bien preparados y en el que suele tener un hueco la habitualmente olvidada guitarra española, este año con la temperamental guitarrista zamorana Sara Guerrero. Más información en: www.festivaldesegovia.org.Precisamente en Zamora se demuestra que un festival musical bien montado no tiene por qué ser un despliegue de nombres y que algo, aunque sea poco, bien pensado y correctamente enfocado, pesa y dice más que el batiburrillo antes enumerado. Bajo el título Domo musical: conciertos en la Catedral de Zamora, se propone un minifestival de tan sólo tres conciertos en tres viernes consecutivos (del 11 al 25 de julio). A pesar de contar con una oferta especializada y no precisamente popular –la música antigua en su formato más reducido- y de adivinarse un presupuesto muy escueto, éste está aprovechado de tal forma que luce al máximo dentro de su modestia, con un nombre del mayor prestigio internacional –el laudista Paul O’Dette tocando Bach-, una especialista en el repertorio más antiguo - Agniezska Budzinska-Bennet (voz, arpa y sinfonía)con lamentos en la Edad Media, y una pareja de veteranos -Jacques Ogg y Wilbert Hazelzet (flauta y clave) con música de los hijos de Bach. No hace falta más para lograr el elogio tanto del profano como del iniciado: poco, pero bien seleccionado. Y todo a 10 euros por concierto. Y con presupuestos aún más reducidos, pero con el empeño de todo un pueblo, sus instituciones y sus comercios, se produce un fenómeno no menos digno de encomio: el acercar la música culta de modo gratuito al menos una vez al año a la comarca ocelitana durante los fines de semana de todo el mes de julio. Por octavo año se celebra en la Colegiata de Ntra. Sra. de la Asunción el Festival Internacional de Música “Villa de Medinaceli”, en la localidad soriana del mismo nombre. Junto a conjuntos noveles, como el Proyecto Contempoclásico, aparecen artistas ya consagrados, como los pianistas Luis Fernando Pérez y Rubén Yessayán, director del festival.Reediciones discográficas.-El sello económico Newton reedita algunas grabaciones de los años 80 procedentes del “fondo de armario” de Sony, siendo dos coincidentes en la figura del director indio más famoso de la Historia: Zubin Mehta. El próximo director del Concierto de Año Nuevo, que recientemente ha dejado la dirección del Palau de Les Arts de Valencia sabedor de que allí no hay más tela (monetaria) que rascar, grabó bastante en aquella época con la Orquesta Filarmónica de Israel, de la que es director vitalicio. Las Sinfonías 8 y 0 de Anton Bruckner aparecen acopladas en un doble compacto recomendable por la sólida construcción de tan complejas partituras más que por el refinamiento sonoro de la interpretación que, aun así, no está mal. También se rescata un disco en el que orquesta y director acompañan magníficamente al violinista lituano Julian Rachlin en dos conciertos cercanos en el tiempo y en la estética: el número 3 de Camille Saint-Saëns y el número 2 de Henryk Wieniawski.Por último, se pone en circulación una de las pocas –y, además, una de las mejores- grabaciones integrales de los “Cantos de Auvernia” de Marie-Joseph Canteloube de Malaret: la registrada en 1982 por la mezzosoprano norteamericana Frederica von Stade, acompañada por la Royal Philharmonic Orchestra que dirigió Antonio de Almeida. Es un álbum doble que se completa con el Tríptico, también para voz y orquesta, del mismo autor y con los mismos intérpretes.Festivales de Música en Segovia, Zamora y Medinaceli

Lo más visto