También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | La terna, a oreja por coleta en la Goyesca

Ferrera, cuestión de momento y actitud

El diestro Antonio Ferrera realizo la faena más rotunda de la Corrida Goyesca celebrada este 2 de mayo en Las Ventas. Oreja de peso del extremeño que contrastó con otra de menor nivel obtenida por Morenito de Aranda. Alberto Aguilar gustó por su disposición y cortó su oreja en el sexto.
Antonio Ferrera durante su actuación este 2 de Mayo en...
Antonio Ferrera durante su actuación este 2 de Mayo en Las Ventas. EFE

Madrid, jueves 2 de mayo de 2013.Corrida Goyesca. Un tercio de plaza. Tres toros de Lozano Hermanos (1, 4, 6) y tres de El Cortijillo (2, 3, 5), desiguales de presentación y juego. Mansos en conjunto. Tuvieron opciones el manejable 2, el encastado 4 y el noble 6. Antonio Ferrera, palmas y oreja. Morenito de Aranda, oreja y silencio tras aviso. Alberto Aguilar, saludos tras aviso y  oreja tras aviso.Ecos de otros Dos de Mayo, plaza llena y triunfos para el recuerdo. Lamentablemente la decadencia de esta fecha en el calendario taurino madrileño sigue manteniéndose y ni Comunidad ni empresa ponen de su parte para reflotar el festejo Goyesco.Por ello tuvo mérito la actuación de Antonio Ferrera frente al manso y encastado que hizo cuarto. Logró el extremeño levantar el rumbo de una tarde que se estaba viviendo con intensidades variables por culpa de un desrazado encierro de Lozano Hermanos y El Cortijillo. Morenito tuvo destellos y Alberto Aguilar refrendó en el sexto una seria actuación con una oreja de peso. Ese cuarto lució el hierro del apellido los hermanos de Alameda de la Sagra. Mansedumbre que quedó demostrada en un tercio de varas del que no quiso saber nada. Banderilleó entre protestas Ferrera que apostó de verdad con el toro. Una fe que sólo tuvo Antonio y que acabó contagiando al coso madrileño.Ferrera demostró el buen momento que atraviesa su carrera y dejó ir al toro a la zona de chiqueros, donde fue desgranando tandas de intensidad creciente, por ambos pitones. Dejó la ayuda para sumar también naturales a derechas. Gustó su actitud y su entrega, aderezada con momentos de inspiración en el tramo final de una faena que fue coronada de una estocada trasera. La oreja tuvo el peso y la importancia de una actuación más que notable de Ferrera.Mansito y con leña por delante fue el primero de Lozano Hermano. Mal lidiado, llegó al último tercio moviéndose sin clase ni ritmo y buscando la huida a tablas en cuanto veía hueco. Ferrera, hábil con los palos, no le atacó nunca para intentar dominar por abajo al toro. En el último tramo de la faena, en terrenos de chiqueros, hubo algún derechazo más mandón dentro de un conjunto  demasiado deslavazado. La estocada, habilidosa pero casi en el costillar.El segundo fue protestado por su escaso trapío. Sin embargo el toro tuvo la virtud de la humillación. Morenito de Aranda trenzó una faena elegante en las formas y con gusto en los remates de las series pero que no término de alcanzar rotundidad por el punto de sosería que tuvo el toro. Quedó prendido de la chaquetilla al entrar a matar el burgalés dejando una estocada casi entera. La pronta muerte del toro y la emoción del trance hicieron el resto para la concesión de una oreja en tono en menor. La dureza mostrada por el palco con los novilleros en días pasados se convirtió en flexibilidad con los mayores. Cuestión de criterios.Sn embargo Morenito se mostró conformista con el manejable quinto. Con la puerta grande entreabierta, el de Aranda abrevió y no quiso meterse en profundidades con un toro que pese a su sosería no opuso aparentes dificultades.Feo de hechuras fue el tercero y su comportamiento fue el reflejo de ellas. Manso de carretas y sin clase alguna, el de El Cortijillo no se lo puso fácil a un solvente Alberto Águilar que no volvió la cara nunca. Hizo el esfuerzo ante un toro que no lo mereció. Se ovacionó la disposición del madrileño.El sexto tuvo leña por delante para pasar un invierno. Tras pasar sin pena ni gloria en los primeros tercios, el de Lozano Hermanos rompió a embestir con buen son y repetición. Faena con altibajos que tuvo buenos momentos a derechas y algún natural de largo trazó pero que quedó inconexo cuando el toro buscó el refugio de tablas. Cerrado en terrenos del 7 llegó la tanda más conseguida. En redondo y llevando muy tapado al toro. Como el final por ayudados por bajo. La estocada cayó trasera y necesitó de un descabello. La oreja tuvo su consistencia.

Lo más visto