También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA | Aceptada por unanimidad en el consejo

Fernández de Sousa dimite como presidente de Pescanova

El hasta ahora presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha planteado hoy su dimisión al considerarse el máximo responsable de la situación en la que se halla la empresa y su petición resultó aceptada por unanimidad.
Manuel Fernández de Sousa-Faro, expresidente de Pescanova. EFE
Manuel Fernández de Sousa-Faro, expresidente de Pescanova. EFE

El maratoniano consejo de administración de Pescanova dio comienzo esta mañana con la asistencia, entre sus integrantes, del recién incorporado José María Pérez-Caraza, en representación de Gicsa, una de las sociedades del propio De Sousa, tras la renuncia de Jesús Carlos García.La reunión, que se celebró en la sede de la multinacional pesquera en Chapela, Redondela (Pontevedra), desde las 11.15 hasta las 17.15 horas, se adelantó dos semanas a la fecha prevista inicialmente. Aparte de la renuncia de De Sousa y de Ana Belén Barreras como miembro del consejo, se dio el visto bueno a la convocatoria de una asamblea general de accionistas el 12 de septiembre, de la que saldrá nuevo presidente, y al nombramiento, por parte del administrador concursal, Deloitte, de un asesor financiero que elabore un plan de viabilidad para la compañía. Apenas una semana después de que se conocieran públicamente las conclusiones del informe forense de KPMG, De Sousa ha dicho a los informadores que al tener que asumir la responsabilidad de los fallos, con el matiz de que "todos tienen explicación pero no dejan de ser errores", entendió que era su "obligación" presentar su dimisión, aceptada por unanimidad de todo el consejo, ha subrayado.Ha recordado que lleva 37 años en la empresa, que fundó su padre, y que en todo este tiempo ha habido aciertos y equivocaciones pero, al final, "uno se queda con una idea: Pescanova está ahí y es una gran empresa. Es lo que se ha conseguido, que siga viva, como está; con todos sus trabajadores cobrando y sus barcos pescando". "Ése -ha añadido- era mi objetivo principal como responsable máximo de la empresa. Corresponde a otros la siguiente etapa, la mía ya se cumplió". Preguntado por si el informe forense de KPMG ha precipitado su salida, De Sousa ha recordado que los consejeros críticos lo habían pedido "reiteradamente" pero en diferentes ocasiones fue ratificado en el cargo.Ha añadido que cuando el 12 de marzo comunicó a la CNMV la existencia de "discrepancias" entre la contabilidad de Pescanova y las cifras de su deuda bancaria, pensó que al finalizar lo que ha calificado como un "periodo de transición" hasta la publicación del informe forense "debía dimitir en cualquier caso"."Nadie es insustituible, tampoco yo lo soy", ha aseverado Fernández de Sousa, que ha asumido su responsabilidad en los "errores de gestión" de Pescanova que han desembocado en el concurso de acreedores en el que se encuentra inmersa.El ya expresidente de la multinacional pesquera ha dicho que no "teme" a una posible "desgalleguización" de la compañía, y ha hecho votos por que "lo que se ha conseguido", que la empresa "no se liquide" y que "siga con su proyecto e íntegra", no se desvanezca en la nueva etapa que ahora se abre.De Sousa ha recalcado que el informe forense de KPMG, del que "hay cosas con las que podemos estar más o menos de acuerdo", viene a "cumplir con lo que queríamos", en el sentido de que "transmite la situación real de la empresa" y "confirma" que los datos aportados a la CNMV sobre la deuda "son correctos".

Lo más visto