También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Dos orejas a su lote de 'juanpedros' en Logroño

Fandiño puede con todo

El diestro Iván Fandiño hizo lo más destacado del festejo celebrado este lunes en Logroño, al cortar una oreja de cada toro de su lote en una tarde de mucha firmeza y solvencia, mientras que Juan José Padilla consiguió otro apéndice.
Fandiño con una de las dos orejas obtenidas este lunes...
Fandiño con una de las dos orejas obtenidas este lunes en Logroño. EFE

Logroño, lunes 23 de septiembre de 2013. 4ª de Feria. Media plaza. Toros de Juan Pedro Domecq, aceptablemente presentados, descastados y sin fuerzas, de juego deslucido. El cuarto, descompuesto, duró algo más; y el quinto tuvo más genio que sus hermanos. Juan José Padilla, vuelta y oreja tras aviso. Iván Fandiño, oreja tras aviso y oreja. Alejandro Talavante, silencio y pitos.La falta de casta y fuerzas en la corrida de Juan Pedro Domecq condicionó sobremanera un espectáculo en el que Fandiño demostró que puede con todo, Padilla mostró que su espectáculo funciona, mientras que Talavante, sin ánimo alguno, fue una sombra en el coso de la Ribera.Padilla anduvo muy dispuesto con su blandengue primero, al que saludó con dos largas de rodillas en el tercero. Sin embargo, tanta entrega se vio eclipsada por la falta de colaboración del burel, que no le permitió brillar como se esperaba con las banderillas, su gran especialidad.En el último tercio trató Padilla por todos los medios de imponerse a su antagonista con un toreo a media altura y dando muchos tiempos entre tanda y tanda para dosificar al "juanpedro". Lo único que alegró su labor fueron los molinetes de rodillas y algunos circulares enroscándose y agarrando el lomo del toro. Dio una vuela al ruedo.En el quinto, en cambio, si conectó rápido Padilla con la gente poniendo banderillas, algo que sumado al inicio de faena de muleta de rodillas, propició que el ambiente estuviera ya muy a su favor.El toro no fue nada del otro mundo, pero Padilla vendió muy bien su personal espectáculo con muletazos por los dos pitones acompasando a media altura las acometidas del "juanpedro", y, qué decir, los alardes finales con desplantes y toreo genuflexo de notable calado en los tendidos. Paseó un apéndice.Fandiño se topó en primer lugar con un toro muy medido de fuerzas al que instrumentó una faena muy inteligente y bien estructurada, en la que cuidó mucho al animal al principio con distancia y muchos desahogos entre muletazos, para acabar robándole posteriormente pases de buena factura por los dos pitones.Lo bueno fue que la faena nunca perdió interés, sobre todo, por la gran actitud del de Orduña, que destacó en las ceñidas manoletinas de final de obra. Una media estocada tendida fue suficiente para que el animal doblara y pudiera cortar así una oreja.En el quinto, el toro de más genio y picante del envío, mostró Fandiño su versión de torero firme y valiente en una faena en la que acabó imponiéndose al genio de su oponente para "arrancarle" otra oreja de ley.Muy bien y muy torero Fandiño rodilla en tierra en el inicio de faena por abajo. Muy seguro en todo momento del trasteo, perdiéndole los pasos justos al animal para enjaretarle pases de mucho mérito. Agarró una soberbia estocada, la mejor de lo que va de feria, y, ya está dicho, paseó otro apéndice.Talavante se estrelló de bruces con su primero, el toro más flojo de la primera parte del festejo, con el que pasó desapercibido en una labor abúlica y sin atisbos de emoción por lo poco o nada que colaboró su claudicante enemigo.En el sexto ya vino el enfado. Cierto que el toro no apuntaba nada del otro mundo, pero algo tuvo que verle Talavante para justificar su falta de compromiso, pues tras "tocarle las orejas" levemente al animal con un macheteo por la cara, optó por irse a por la espada entre los pitos de la gente.

Lo más visto