También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Grave cornada para el torero vasco

Fandiño, oreja de sangre y oro

Cara y cruz para Iván Fandiño en la Corrida de la Prensa. Oreja y grave cornada que sufrió al entrar a matar su primer toro. El Cid y Daniel Luque formaron sendas actuaciones anodinas ante una manejable corrida de Parladé.
Momento de la grave cornada sufrida por Iván Fandiño en...
Momento de la grave cornada sufrida por Iván Fandiño en Las Ventas. IVÁN DE ANDRÉS

Madrid, miércoles 22 de mayo de 2013. Corrida de la Prensa. Casi lleno. Toros de Parladé, bien presentados, desiguales de hechuras y juego. Encastado y con motor el segundo;  El de más calidad, el noble y enclasado cuarto. Manejable el quinto. El Cid, silencio, ovación y silencio. Iván Fandiño, oreja en el único que mató. Daniel Luque, silencio en ambos.Hay orejas que suman mucho más que un triunfo. Orejas bañadas en el oro de la ley conquistada y en la sangre derramada. Esa oreja en sangre y oro no la pudo pasear este miércoles en Las Ventas un Iván Fandiño que sigue escalando peldaños en el escalafón. El paso de hoy ha sido grande. Muy grande.Dejó crudo Fandiño al toro, que se movió al principio a su aire, con poca entrega. Fandiño emprendió rumbo a terrenos del 6 para iniciar una faena por estatuarios, un gran pase del desdén y una trincherilla perfecta. Faena que estuvo presidida por la firmeza de plantas y la profundidad  de los muletazos. Dio distancias al toro que fue centrándose y sacando su fondo encastado. Aprovechó Fandiño en el primer tramo de faena la inercia de su embestida para ligar los muletazos y exigirle siempre por abajo. A izquierdas faltó algo de gobierno en la primera tanda pero después llegaron varias más asentadas y rematadas y tirando mucho del toro. La obra estaba hecha y Fandiño se tiró a por todas en el primer intento, pinchando. Consciente de lo que se jugaba volvió a irse tras de la espada para enterrar el acero y quedar prendido del pitón. Se barruntó que iba herido y pese a querer permanecer en el ruedo, tuvo que pasar a la enfermería. La oreja, paseada por la cuadrilla, tuvo el poso de la autenticidad y el olor a figura.Del resto de la corrida hay que destacar el juego de varios toros de Parladé, que aunaron temple y buen son en sus embestidas.Sin embargo, poca historia tuvo la lidia del primer toro de Parlade, un precioso ensabanado que nada más tomar el capote de El Cid  hincó los pitones en el ruedo dando una fuerte voltereta. Este accidente lastró su posterior lidia. Pese a su escasa fortaleza, el toro tuvo cierta movilidad que no vino acompañada de clase. El Cid planteó faena en terrenos de sol pero al conjunto le faltó calidad y continuidad por las reiteradas caídas del toro.Un buen toro fue el cuarto de Parladé. Feo por fuera pero con un gran fondo de nobleza y calidad por dentro. Lo demostró desde que tomó los vuelos de los capotes. El Cid fue una vez más un querer y no poder. A una buena serie le sucedía otra de menos limpieza. Mediada la faena ligó en redondo la más conseguida, pero cuando se echó la muleta a la izquierda volvieron las dudas y el toro acabó también yendo a menos.El que mató en sexto lugar en sustitución de Fandiño se paró rápido en la muleta de El Cid. Se la quiso jugar metido entre los pitones el sevillano aunque el toro no le ayudó en ningún momento.Pareció verle posibilidades Daniel Luque a su primero y brindó al público. Pero el toro tuvo el fuelle justo y la embestida corta. Luque le puso empeño pero la faena nunca rompió y navegó entre las aguas de lo anodino.El quinto tuvo mucha bondad en sus embestidas aunque pecó de un punto de sosería. De esa sosería se contagió un Luque plano y mecánico que no terminó de encauzar ni los muletazos ni el rumbo de la faena.

Lo más visto