También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La excepción de Túnez frente al radicalismo islamista

El efecto más visible de la llamada « primavera árabe » ha sido la oleada de convulsiones que se han decantado en dos fenómenos contradictorios. Por un lado, el auge del radicalismo islamista que ha encontrado asiento en países como Siria e Irak, convertidos en el cntro de la guerra secular entre las dos grandes facciones del Islam y, por otro, la represión de las actividades de organizaciones confesionales islámicas, como los Hermanos Musulmanes egipcios que han sido declarados fuera de la ley por terrorismo. En medio de esta encrucijada, Túnez, donde empezaron las rebeliones contra las dictaduras, ha encontrado una tercera vía después de tres años de duros enfrentaientos políticos que han costado la vida a dos destacados dirigentes de la izquierda. A pesar de que la mayoría parlamentaria está dominada por el partido islamista An-Nahda, la asamblea constituyente ha aprobado el preámbulo y los primeros 15 articulos de la debatida Constitución. Destaca un hecho insólito en el mundo árabe: la consagración de la libertad de conciencia, aunque el Islam seguirá siendo la religión oficial del Estado. Túnez se erige así en un Estado de carácter civil, basado en la soberanía del pueblo y en la primacía del derecho, al tiempo que rechaza la « charía » como fuente de las leyes. La nueva Constitución se ha inspirado en el texto que hizo de Túnez una especie de oasis político en el mundo árabe, tras la independencia en 1956, bajo la dirección del lider nacionalista Habib Burgiba, opuesto a todo radicalismo confesional. Queda por ver cómo será interpretada esta Constitucion en las futuras reformas legales que dependerán de la nueva mayoría que se forme a partir de las obligadas elecciones generales. Pero parece evidente que los islamistas trunecinos han aprendido de los errores cometidos por sus parientes egipcios y, sobre todo, de la permanente movilización de una sociedad civil que ha demostrado no estar dispuesta a que la « primavera arabe » se conviereta en un infierno islamista. 

Lo más visto