También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Brilló el pasado domingo en Las Ventas

Eugenio de Mora: "Madrid ha visto que sigo teniendo cosas que contar"

Eugenio de Mora protagonizó el pasado domingo en Las Ventas una de las mejores actuaciones de los últimos años en el coso madrileño, en la que cortó una oreja y a punto estuvo de abrir la Puerta Grande.
Eugenio de Mora se ha convertido en uno de los...
Eugenio de Mora se ha convertido en uno de los destacados en el agosto venteño. EFE

"Fue una tarde de gran emoción por reencontrarme en una plaza que lo ha significado todo para mí, tanto en lo positivo como en lo negativo, pues los años difíciles han estado condicionados por mis pasos en falso en Madrid. Pero ahora, tras lo del domingo, he demostrado que, aunque no soy una novedad, sigo siendo válido", señaló De Mora en una entrevista con la Agencia Efe.El experimentado diestro toledano, que este año cumple diecisiete años de alternativa, cuajó de forma rotunda a su primer toro, de la ganadería del Conde de la Maza, al que cortó una oreja, en una faena en la que se sintió "como hacía mucho tiempo", mientras que en el cuarto, de Guardiola Fantoni, tuvo que imponerse "a la adversidad" para lograr también momentos de mucho calado.Sin embargo, en sendas faenas hubo petición en el tendido para más: para la segunda oreja de su primero y para otra más del cuarto, en el que dio finalmente una aclamada vuelta al ruedo, pero en ambos casos fue el presidente el que no le concedió la puerta grande; al fin y al cabo, "la decisión de un solo hombre"."Comprendo que la plaza de Madrid debe tener una exigencia, pero debería ser la misma para todos. No quiero que me regalen nada, ni mucho menos, solo quiero que se conceda lo que el público pide, que es para quien toreo y el que me da de comer. Si los presidentes supieran el esfuerzo y el sacrificio que hay que hacer en esta profesión, seguro que tendrían más sensibilidad", reconoció.Hubiera sido la cuarta puerta grande de su carrera en Las Ventas (lleva una de novillero y dos de matador), la plaza que le encumbró a finales de los 90 y la que, "por desgracia", también le fue quitando poco a poco su privilegiado sitio en el escalafón."Está claro que tuve un arranque muy bueno; en aquellos años tuve la fortuna de cortar orejas en muchas plazas y de salir triunfador en Las Ventas en tres ocasiones. Pero, a raíz de un percance muy grave en mi tierra, perdí mucho sitio y, cuando volví a Madrid, no estuve a la altura. Así, de golpe, dejé de entrar en San Isidro y, en consecuencia, en otras muchas ferias más", aseguró."Creo que se ha sido muy duro conmigo, y no voy a mentir si digo que pesó mucho en mi ánimo verme condenado a torear en los pueblos. Aún así seguí luchando, nunca tiré la toalla y al final he tenido mi recompensa a tanto trabajo, que es demostrar que sigo siendo un torero con mucho todavía dentro y muchas cosas aún que contar", apostilló.Sin embargo, De Mora prefiere no lanzar campanas al vuelo, ya que su experiencia y visión actual del cotarro taurino le dice que "aquí ya no hay nada asegurado"."Este negocio lo conocí al principio de una manera y, de un tiempo a esta parte, está todo muy raro. Antes había que estar bien en Madrid para abrirte paso, y ahora ves que para unos, sí, y para otros, no. No tengo muy claro si lo del domingo me va a servir", manifestó resignado."Evidentemente, no pierdo la fe de que cuenten de verdad conmigo. Ojalá pueda volver en otoño (a Madrid). Sería un sueño para mí: primero, por la sensación de recoger lo que he sembrado, y segundo, porque así volvería a pensar como siempre he pensado, que Madrid debe ser el trampolín para todos", finalizóEugenio de Mora.

Lo más visto