También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Eufemiano Fuentes guarda silencio ante las preguntas de la acusación

En su declaración ante el fiscal, el eje de la polémica 'Operación Puerto' aseguró haber trabajado con "todo tipo de deportistas".
Eufemiano Fuentes, eje de la Operación Puerto (REUTERS)
Eufemiano Fuentes, eje de la Operación Puerto (REUTERS)

Eufemiano Fuentes, eje central como responsable médico en la trama de la Operación Puerto, respondió durante tres horas y 45 minutos a las preguntas de la fiscal y la abogada del Estado y, en ese tiempo, destacó que ha trabajado "con todo tipo de deportistas", su pánico a los "pinchazos" de los periodistas y se negó a contestar a las preguntas de la acusación. Fuentes, que dejó claro que su trabajo incluía el tratamiento a "ciclistas, futbolistas, atletas, boxeadores..." justificó ante la magistrada Julia Patricia Santamaría y a preguntas de la fiscal Rosa Calero su trabajo médico ante los deportistas, que se dirigían a él a "título individual para llevar un seguimiento médico, físico y dietético para que su salud no se dañe por la exigencia de la competición". Para ello admite que se rodeó del hematólogo José Luis Merino Batres, con quien formaba equipo para las analíticas, extracciones y transfusiones de sangre, aspecto que aglutinó buena parte de las preguntas de la fiscal, quien apuntó sus interrogantes a la garantía de salud publica que ofrecían esas actividades. Fuentes aseguró que las extracciones se hacían en bolsas homologadas, se usaban máquinas y aparatos que garantizaban las condiciones de conservación, con un coste de 33 euros cada una; que el traslado de las bolsas de sangre era correcto y que era él quien decidía las extracciones orientados a controlar, sobre todo el hematocrito. El nivel de hematocrito, que marca el nivel de viscosidad de la sangre, es el principal motivo para justificar las extracciones de sangre a los deportistas, las cuales son transfundidas en el momento necesario, "en momentos de competición cercana". En este aspecto, Fuentes señaló que informaba "verbalmente" a los deportistas sobre los riesgos que corrían y que no entendía "cómo la UCI exige una tasa máxima del 50 por ciento y no se ocupa de impedir competir con un tope mínimo". Fuentes, portador de ocho tarjetas de teléfonos móviles cuando fue detenido en mayo de 2006 cuando se desató la Operación Puerto, justificó tal hecho y el uso sistemático de motes, alias y nombres en clave a su pánico a "estar pinchado por los periodistas" y porque "era más cómodo. Nunca imaginé que mi teléfono estuviera intervenido por alguien que no fuera de la prensa", matizó. Fuentes señaló al fallecido Alberto León como el encargado del mantenimiento del piso de en Alonso Cano, donde se guardaban las máquinas de conservación de sangre, y donde se encontraron en el registro policial dos maletas llenas de medicamentos que según el médico, "creía que era ropa de Alberto" y dosis de EPO, "de uso familiar", ya que su hija lo necesitaba al padecer cáncer. El galeno canario explicó la reunión con el director del Liberty Manolo Saiz, que dio origen a la detención de ambos, a un encuentro entre amigos, cita que se aprovechó para cobrar "una deuda que el técnico cántabro" tenía pendiente "por servicios prestados en equipos anteriores". A la hora de someterse a las preguntas de la acusación, Eufemiano Fuentes se apuntó al silencio. Las cuestiones de los representantes de la Federación española, UCI, AMA, Asociación de Equipos, CONI y Jesús Manzano coincidieron en algunos aspectos. ¿Por qué los ciclistas acudían a usted cuando disfrutaban de tratamiento médico gratuito en sus equipos?, ¿si las transfusiones eran legales, por qué las muestras fueron identificadas mediante apodos y ningún deportista quiso poner su nombre y apellidos?, ¿por qué si el único tratamiento que se daba a la sangre era congelarla en ocho muestras aparecieron niveles de EPO más elevados de lo normal? Preguntas sin respuesta. Eufemiano centró el primer día de interrogatorio y en el próximo asalto contestará a las preguntas de la defensa. Más tarde, turno para su hermana Yolanda, Ignacio Labarta, Vicente Belda y Manolo Saiz.

Lo más visto