También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¡No estamos solos!

¡No estamos solos!
 ¡No estamos solos!
  • César Lumbreras

Trump, que sigue como un matón de las películas del Oeste con su oleada proteccionista; las negociaciones que se han desarrollado en Asunción esta semana entre la UE y Mercosur y que han terminado, de momento, sin acuerdo; las negociaciones entre Bruselas y Londres sobre el Brexit, que se han empantanado a cuenta de Irlanda del Norte; la votación de los militantes socialdemócratas alemanes este domingo 4 de marzo, que pueden hacer saltar por los aires el Pacto de Gobierno y la gran coalición con el partido de Merkel; las elecciones en Italia también este domingo…

Son ejemplos de que no estamos solos y de que lo que sucede por ahí fuera termina repercutiendo sobre los intereses españoles y, más en concreto, sobre nuestros agricultores, ganaderos e industria agroalimentaria.

En el caso de Trump, hasta ahora han pagado el pato nuestras exportaciones de aceitunas negras, pero la subida de aranceles podría extenderse pronto a otros productos como el aceite de oliva; ojalá me equivoque.

En el caso de Mercosur, las negociaciones de los últimos días para conseguir un acuerdo amplio con la UE han terminado sin acuerdo, de momento, pero éste puede caer cualquier día de estos, con el vacuno de carne comunitario y español como principal perjudicado.

Lo que decidan los militantes socialdemócratas alemanes este domingo puede dar al traste con la gran coalición y el Pacto de Gobierno con Merkel y ello podría tener importantes repercusiones en asuntos como las negociaciones sobre el presupuesto de la UE para el periodo 2021-27 y el dinero de la PAC; no hay que olvidar que España es el segundo país más beneficiado por los fondos de esta política.

Lo que digan los italianos en su cita con las urnas de mañana también es clave para el futuro de este proceso negociador, del que dependerá la cantidad de dinero que llegue a los agricultores y ganaderos españoles en concepto de ayudas. Vamos, que hay que estar con un ojo pendiente de lo que sucede aquí con la lluvia, por ejemplo, mientras que el otro debe mirar a Washington, Bruselas, Londres, Berlín y Roma.

Lo más visto