También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

En espera del desenlace

Tendrá que pasar la primavera para echar una mirada atrás y valorar en toda su dimensión el espectáculo entre cómico y dramático que está ofreciendo la ensalada de partidos elegidos el pasado diciembre como secuela de la crisis económica. No solo se está haciendo imposible la formación de un Gobierno de mayoría estable, sino que los partidos tienen que afrontar, en mayor o menor medida, su propia estabilidad interna, minada por los casos de corrupción y los desacuerdos de sus dirigentes.En este escenario, el Partido Popular parece asumir estoicamente su soledad, mientras Pedro Sánchez sobreactúa para mantener la iniciativa, por ejemplo con su visita al Presidente de la Generalitat. Una visita extraña y ambigua, que puede esconder la negociación para lograr la abstención de los independentistas ante un hipotético pacto de izquierdas. Sánchez juega con fuego.Ni siquiera ha sido posible el acuerdo de los partidos constitucionales en la votación de dos mociones presentadas ayer en el Congreso sobre la unidad de España. Y como guinda, estalla un estéril conflicto institucional ante el empeño del presidente de las Cortes de someter al Gobierno en funciones a continuas sesiones de control, de dudoso encaje constitucional. Estamos en pleno desarrollo del dramático enredo, sin que se vislumbre el desenlace. Como aspecto positivo, al menos, lo que está ocurriendo tiene la virtud de ofrecer un nítido contraste sobre quién es quién en la vida política española.

Lo más visto