También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Quinta medalla española en los Mundiales de Natación

España logra un nuevo bronce en el dúo libre de sincronizada

Ona Carbonell y Marga Crespí, a punto de quitarle la plata a China. Rusia logró el oro.
Ona Carbonell y Marga Crespí (Reuters)
Ona Carbonell y Marga Crespí (Reuters)

Rusia, China y España ha vuelto a copar el podio, en el orden ya habitual, esta vez en la modalidad del dúo libre, donde las 'Svetlanas' volvieron a sentar cátedra (97,680 puntos), pero las españolas estuvieron a punto de quitarle la plata a las asiáticas. El tango de Ona Carbonell y Marga Crespí enloqueció al Palau Sant Jordi, pero no fue suficiente para que el jurado, fuertemente abucheado por el público al abandonar la piscina, alterar el orden establecido en la clasificación preliminar. Las españolas, sin embargo, se acercaron más que nunca a China en estos Mundiales, fueron las que más mejoraron la nota respecto a la previa de hace dos días -lograron un 94,990- y a punto estuvieron de arrebatarles el segundo podio del cajón a las gemelas Tingting Jiang y Wenwen Jiang, que obtuvieron una puntuación final de 95,350.Ellas se encargaron de abrir el plato fuerte de la final, el de las últimas tres selecciones participantes. Las que se jugarían las medallas, aunque lo de jugársela, en este deporte, muchas veces sea un decir.Tras la exhibición de las rusas, entrarían en escena las hermanas Wenwen Jiang. El meterse en el agua inmediatamente después de las 'Svetlanas' no les ayudó. Quizá porque no hay comparación que ahora mismo se le resista. Su danza del cisne, aunque sin fisuras en el apartado técnico -los jueces lo puntuaron por encima de lo artístico, como ya es habitual- le faltó alma. El alma que sí tuvo el tango de Ona y Marga, que incendiaron el Sant Jordi con la mejor coreografía que han nadado en estos Mundiales.Esa misma rutina les dio la plata en los Juegos Olímpicos de Londres el verano pasado. Entonces, el equipo lo dirigía Anna Tarrés y no Esther Jaumà, y la pareja de Carbonell no era Crespí, sino Andrea Fuentes. Aquel número arrancó de los jueces un 96,900 que hoy le hubiera asegurado a España de nuevo el segundo cajón del podio, pero no sería justo responsabilizar de ello a la ausencia de Tarres en la dirección o de Andrea en la ejecución. Sencillamente, por que enBarcelona, los jueces están puntuando algo por debajo de lo que lo hicieron en Londres.Aun así, el bronce debe saber a gloria para España y más aun para Ona Carbonell que ya lleva cinco medallas en estos campeonatos (cuatro de bronce y una de plata).Sin las chinas dando guerra en el combo y el libre por equipos, las españolas tiene casi aseguradas dos platas más para completar el objetivo que se habían marcado antes de empezar los Mundiales de Barcelona: lograr un botín de siete metales por primera vez en su historia.

Lo más visto