También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 11ª de San Isidro

Espada y su muleta

Gran debut del novillero Francisco José Espada en Las Ventas este lunes. El madrileño cuajó una gran faena ante un notable novillo de El Montecillo y cortó una rotunda oreja. También hubo detalles de Lama de Góngora en su primero.
Francisco José Espada con la oreja cortada este lunes en...

De 

Lo apuntó en Valencia y lo superó con creces en Madrid. Francisco José Espada se presentó en Madrid y confirmó que es un novillero con proyección de futuro. A sus manos fue a parar una oreja de un peso enorme. Por concepto, por rotundidad y por sorpresa también. A sus manos fue a parar un gran novillo de El Montecillo, el cuarto. Nobleza, clase y ritmo en unas embestidas francas que supo conducir con gran profundidad Espada. Porque si hubo una virtud en el trasteo del madrileño, esa fue la profundidad que imprimió a su toreo. Siempre bien colocado, buscando el pitón contrario y acompañando perfectamente con la cintura, la faena creció cuando se echó la mano a la zurda y surgieron varios naturales enormes. Siguió la tónica en las siguientes tandas, alternando con el toreo en redondo que también subió enteros. Y el novillo sin bajar el pistón en sus viajes. Más cerrado en tablas se fue tras de la espada, cayendo el acero algo rinconero. Pronta la muerte del encastado novillo y los moqueros al viento. La oreja cayó por aclamación y mayoría. Antes, también había roto a bueno el primer novillo de El Montecillo en la muleta de Espada. Se intuyó ya buen concepto. Firmeza de plantas y temple en las muñecas. A derechas basó su faena el madrileño, buen aire pero faltó algo de ajuste en la faena. El animal tuvo emoción en sus embestidas. Pero Espada no lo vio claro con la tizona. Más medido de raza fue el segundo. También más cómodo y agradable de cara. Aún así, tuvo movilidad y viajes aprovechable en el primer tramo de la faena de muleta. Posada de Maravilla, algo tenso, no traspasó nunca la línea de lo correcto en esa primera mitad del trasteo. Hubo temple, buen trazo en los muletazos... pero no acabó de atacar al novillo, que después comenzó a salirse suelto de las suertes. La faena no rompió nunca. Con el vulgar y vacío quinto, Posada sólo pudo lucir en un vistoso recibo a la verónica rematado por una media en la que se enroscó con el novillo. Pero después, éste echó de freno de mano y el extremeño, pese a su disposición, tuvo que abreviar.No quería caballo el burraco que saltó en tercer lugar. Mala lidia y dudas del novillo de El Montecillo. Cuando tomó la vara empujó con riñones aunque después en el segundo encuentro la pelea fue más discreta. En la muleta el pupilo de Paco Medina tuvo más genio que bravura. Se movió sin atemperarse hasta que Lama de Góngora se lo sacó a los medios. Hubo limpieza y buen aire en todo lo que hizo el sevillano ante el toro. Supo conducir con temple y mano baja cuando el novillo embistió más alocadamente y después hubo más relajo cuando el animal redujo revoluciones. Y todo ello aderezado con remates estéticos para concluir las tandas. El premio final se vio reducido por un pinchazo y una estocada tendida que necesitó del descabello. Derribó e hirió al caballo el sexto de El Montecillo en su primer encuentro con el peto. Ahí se dejó todas las energías el ejemplar del hierro toledano. Fue imposible el lucimiento para un Lama de Góngora que quedó inédito con él. FICHA DEL FESTEJO Madrid, lunes 19 de mayo de 2014. 11 de Feria. Casi tres cuartos de plaza. Novillos de El Montecillo, bien presentados y de buen juego a excepción de los desfondados 5º y 6º. Extraordinario en la muleta el encastado y noble 4º, ovacionado en el arrastre. Francisco José Espada, saludos tras aviso y oreja. Posada de Maravillas, silencio y silencio. Lama de Góngora, saludos tras aviso y silencio.

Lo más visto