También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Erradicar la esclavitud, condición de la paz

El mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la paz del primer día del año se ha convertido en un diagnóstico certero de los retos a los que se enfrenta la humanidad. En esta ocasión, Francisco ha escrito un mensaje con el título “No esclavos, sino hermanos”, en el que lanza un profundo reto a las nuevas formas de esclavitud operantes en nuestro mundo. El objetivo del papa de globalizar la fraternidad se topa con el obstáculo de quienes “no reconocen la humanidad que hay en el otro”.Para el papa Francisco, pese a que la esclavitud, que es un crimen de lesa humanidad, ha sido abolida legalmente en el mundo, sigue existiendo entre nosotros. Sus formas más frecuentes son las de tantos trabajadores,  incluso menores, oprimidos en todos los sectores; la de muchos emigrantes que “en su dramático viaje, sufren el hambre, se ven privados de la libertad, despojados de sus bienes o de los que se abusa física y sexualmente”; la de las personas obligadas a ejercer la prostitución; o la de tantos niños y adultos que son víctimas del tráfico y comercialización para la extracción de órganos. En su mensaje para la Jornada mundial de la paz, el papa señala que la raíz de estas formas de esclavitud es una concepción de la persona humana que admite que ésta pueda ser tratada como un objeto. No podemos acostumbrarnos a esta lacra ni cede a la tentación de normalizarla. El mensaje de Francisco es un aldabonazo a la conciencia de todos.

Lo más visto