También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Erdogan se desinfla

El triunfo del partido islamista del presidente turco Tayyip Erdogan no ha podido ser más agridulce. Tras doce años en el poder ha vuelto a ganar las elecciones con un 41% de los votos, pero paradójicamente quienes más lo celebran son los militantes del HDP, el llamado “partido de los kurdos”, que ha irrumpido en escena con 78 escaños. Este partido ha conseguido aglutinar el voto del descontento, y con su significativa entrada en el Parlamento ha conseguido frenar las preocupantes aspiraciones de Erdogan, que pasaban por una reforma constitucional que le otorgara poderes casi absolutos.En el nuevo escenario, Erdogan está obligado a gobernar en minoría o a buscar complicadas coaliciones con alguno de los partidos de la oposición: el propio HDP, el Partido Republicano Popular y el Partido de Acción Nacional. Los tres han asegurado que no apoyarán los delirios presidencialistas de Erdogan. No hay una coalición fácil a la vista. Habrá que ver si los partidos emergentes son capaces de adoptar un rol de oposición honrada y de calidad. Y habrá que ver también si Erdogán ha entendido el mensaje de los electores. Turquía es un país decisivo pero lastrado por la inestabilidad, la corrupción y los atentados contra las libertades fundamentales. Hay muchas cosas en juego, porque nos interesa a todos lo que pasa en Turquía, hacia dónde decide mirar y cuáles son los valores por los que decide apostar.

Lo más visto