También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Zapata sobre su chiste

Lo enmarca en un debate sobre humor negro

Guillermo Zapata, concejal del Ayuntamiento de Madrid, durante el juicio...
Guillermo Zapata, concejal del Ayuntamiento de Madrid, durante el juicio de este lunes en Madrid. EFE

El concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, juzgado por el tuit que publicó sobre Irene Villa en 2011, ha asegurado que nunca ha justificado el terrorismo, ha reiterado que su mensaje se enmarcó en un debate en la red sobre los límites del humor negro y ha dicho que los chistes no siempre tienen que ser graciosos."Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos", escribió en su día Zapata, para quien la asociación Dignidad y Justicia pide un año y ocho meses de cárcel por un delito de humillación a las víctimas.¿Dónde está la gracia?, le ha preguntado el fiscal. Un chiste puede ser una mezcla de "angustia e hilaridad" y convertirse en un mecanismo de defensa, le ha respondido Zapata, que ha explicado que se trataba de un chiste que oía de pequeño en su barrio, quizá por la proximidad al lugar del atentado en el que Irene Villa perdió las dos piernas.Tras varios sobreseimientos de la causa, Zapata se ha sentado en el banquillo de los acusados en una sala a la que han acudido víctimas del terrorismo, que han escuchado del concejal que en ningún momento quiso ofenderlas con el tuit que escribió en 2011.De hecho, ha asegurado que siempre ha mantenido la misma opinión de respeto hacia las víctimas, aunque ha reconocido que no es lo mismo en abstracto que cuando ya se ha estado en contacto directo con alguna de ellas.Zapata, como también han manifestado algunos testigos interrogados en la vista, ha enmarcado su tuit, así como el que escribió sobre los judíos, en un debate que se produjo en las redes sociales y en otros medios sobre las consecuencias del humor negro y los límites de la libertad de expresión. Lo enmarca en un debate sobre humor negro