También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Empresas 'pirata' estafan miles de euros a jóvenes en sus fiestas de graduación

Imagen de archivo
 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Esa noche es «la gran noche». Después de meses de estudio y exámenes, los jóvenes que terminan el Bachillerato tienen una cita marcada en rojo en su agenda: la fiesta de graduación. Nada tiene que salir mal ese día pero, desgraciadamente, cada vez son más los estudiantes que sufren una estafa que les destroza un día tan especial.

El «modus operandi» es siempre el mismo. Un relaciones públicas contacta con los estudiantes y les ofrece un local para hacer la celebración. Como muchos jóvenes son menores de edad, son los compañeros con más de 18 años los que firman un acuerdo con la empresa en representación de todos los demás. Este trámite, que suele costar una pequeña parte del montante final, se realiza para reservar el local, donde les aseguran que tendrán barra libre y, en ocasiones, una cena. En este contrato se estipulan las condiciones del acuerdo y también figuran las dos partes, tanto la contratante como la que va a prestar el servicio. Es curioso que, en virtud de los casos conocidos por ABC, en este documento nunca se explicita como beneficiaria una empresa, sino que lo hace una persona a título individual: el mismo intermediario con el que han contactado los jóvenes.

Con la reserva ya rubricada, los estudiantes reúnen el dinero, entre 20 y 40 euros por persona, para entregárselo al intermediario antes del día de la fiesta. El «botín» para los estafadores puede oscilar entre los 4.000 o 6.000 euros -cuanto más numerosa es la promoción, mayor es la ganancia-, que se entrega a ese intermediario por adelantado. Hasta ese momento va todo bien, pero los problemas llegan conforme se aproxima la fecha de la gran fiesta. Un día antes o incluso en la misma jornada del evento, los organizadores -que ya han recibido el dinero- se vuelven a poner en contacto con los jóvenes para darles una mala noticia: ha habido un problema con el local donde se iba a celebrar la fiesta y por eso hay que trasladarla a otro. Les aseguran, eso sí, que no se van a quedar sin su celebración y que tendrán unas condiciones similares.

Sigue leyendo en ABC.ES

Lo más visto