También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La emotiva carta de una madre al doctor que le aconsejó abortar a su hija Down

Fotografía de las tres hijas de Cortney en Facebook
Fotografía de las tres hijas de Cortney en Facebook

“Estaba increíblemente equivocado. Quería hacer algo para mostrárselo, pero, a parte de mi carta no sé cómo hacerlo”, piensa en voz alta Courtney Baker sobre el doctor que llevó su último embarazo. Ella es completamente consciente de que hay decisiones que pueden cambiar nuestra vida. La suya experimentó un giro radical cuando decidió tener a su hija a pesar de que el médico le aconsejó abortarla por ser Síndrome de Down.

La madre, quince meses después del nacimiento de su hija, llamada Emmy, quiso mostrarle al doctor lo equivocado que estaba a través de una carta cuando le advirtió que su calidad de vida sería horrible si tenía a su bebé. El especialista le aconsejó una y otra vez que abortara, pero Emmy decidió continuar con la vida de su niña, valientemente.

La carta que Courtney escribió al doctor la depositó en el buzón junto con su hija Emmy:

Querido doctor,

Una amiga me dijo recientemente que cuando fue a ver a su especialista prenatal, en la ecografía él comentó: "Está perfecto". Una vez que su hijo nació con Síndrome de Down, mi amiga fue a visitar a su doctor y cuando este vio a su bebé dijo: "te lo dije, él es perfecto".

Su historia me desgarró. Al mismo tiempo que estaba feliz por la experiencia de mi amiga, me embargó un sentimiento de pesar por lo que debí haber tenido. Hubiera deseado que usted hubiera sido ese doctor.

Llegué a usted en uno de los momentos más difíciles de mi vida. Estaba aterrada, ansiosa y completamente desesperada. Todavía no sabía la verdad sobre mi bebé y eso era lo que desesperadamente necesitaba de usted, pero en lugar de apoyarme y darme ánimo, sugirió que nos deshiciéramos de nuestro bebé. Le dije su nombre y nos preguntó una vez más si entendíamos la calidad de vida tan baja que tendríamos con un hijo con Síndrome de Down. Nos sugirió que reconsideráramos la decisión de continuar con el embarazo.

A partir de esa primera visita, temíamos nuestras citas con usted. Uno de los momentos más difíciles de mi vida fue insoportable porque usted nunca me dijo la verdad, que mi hijo era perfecto.

No estoy enojada, ni amargada, estoy simplemente triste. Triste de que los pequeños latidos que escucha a diario no lo llenan de un asombro perpetuo. Me entristece que los detalles y los milagros de esos dulces y diminutos dedos, pulmones, ojos y orejas no le den un descanso. Me entristece saber lo equivocado que estaba al decirme que un bebé con Síndrome de Down podría disminuir nuestra calidad de vida, y me parte el corazón saber que tal vez le ha dicho hoy lo mismo a otra madre. Pero lo que más me entristece es que usted jamás tendrá el privilegio de conocer a mi hija Emersyn.

¿Sabe algo? Emersyn no sólo mejoró nuestra calidad de vida, sino que ha tocado el corazón de cientos de personas. Nos ha dado un propósito y una alegría que son imposibles de explicar. Ella nos ha dado enormes sonrisas, muchas risas y dulces besos que jamás habíamos conocido. Ella nos abrió los ojos al verdadero y más puro amor.

Mi oración es para que ninguna otra madre tenga que pasar por lo mismo que yo. Mi oración es para que usted pueda ver la verdadera belleza y el amor puro en cada ecografía. Y mi oración es que la próxima vez que vea a un bebé con Síndrome de Down amorosamente escondido en el vientre de su madre, mire a esa madre, me vea a mí, y le diga la verdad: "tu hijo está perfecto".

Los miedos propios, los de su marido y los de sus otras dos hijas, además de las advertencias médicas, fueron todo un reto y un enorme sufrimiento para Courtney. Sin embargo, y desde que tiene a Emmy, todo es diferente y está revestido con un halo de felicidad: “Las chicas dicen que tan pronto como la vieron se enamoraron. Y era obvio. Tuvimos mucho consuelo en ese momento. Nunca hemos vuelto a mirar hacia el miedo y la tristeza, que se ha tornado en risas y alegría”.

A través de su página de Facebook, Countley publica las fotos de su hija, y no se cansa de defender la vida. En él publica, entre muchas cosas, consejos para las madres embarazadas a las que les informa que su hijo tiene Síndrome de Down, y las incita a ser valientes y valorar el regalo que han recibido.

Lo más visto