También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Editorial, viernes 19 de abril 2013

La Futura Ley de racionalización de las Administraciones Locales, en fase de anteproyecto, se puede convertir en una de las leyes que más juego den a los partidos en la oposición mucho antes de su aprobación definitiva. Por ejemplo, los trabajadores de Sadeco se agarran al borrador de dicha ley para anunciar movilizaciones. Sospechan que lleguen las privatizaciones. Y puede que sospechen bien, porque una de las cosas que recoge el borrador es que las empresas y organismos municipales que no logren la estabilidad presupuestaria a fecha de 31 de diciembre de 2014, deberán desaparecer. Aunque ayer el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento quiso dejar claro que la función de Sadeco no es crear puestos de trabajo, sino cumplir con los servicios encomendados y mantener la plantilla, algo que en principio no deberíamos de dudar, no es menos cierto que la empresa de saneamientos, hasta hace bien poco, pasaba por ser una de las de mayor absentismo laboral de España- por dar un dato- y que su plantilla, tal y como recogía esta semana el diario ABC es una de las mejores pagadas si comparamos sus sueldos con la media de cualquier trabajador cordobés. Pintan bastos para todos en esta época difícil, y sobre todo, para los que desde el ámbito público-privado, han gestionado alegremente con las pólvoras propias y ajenas. La ley de Administraciones Locales pretende poner orden en la financiación municipal, pero sobre todo, en la gestión de los recursos públicos, dilapidados en muchos casos por políticos irresponsables- de todo el arco y tipos de siglas- y por los que, por enchufe, amistad, filiación o cobardía, han disfrutado de unas prebendas y seguridad que la mayoría de los trabajadores en España no tenemos. En unos meses comenzaremos a comprobar el alcance y la efectividad  de esta ley, pero ahora ya vamos conociendo a los que tienen miedo a afrontar el futuro con el esfuerzo y la responsabilidad que la mayoría de los españoles ponen en su ánimo cuando se levantan por la mañana.

Lo más visto