También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Editorial, miércoles 23 de enero 2013

Es posible que la ordenanza que está preparando el Ayuntamiento sirva para clarificar lo que durante muchos años ha sido un auténtico despropósito. Nos referimos a la ordenanza de Asimilado Fuera de Ordenación, conocida como AFO, que afectará a unas 4000 parcelas en nuestra capital. Una medida que entre otras cosas, y además de lo que marca el decreto de la Junta, llevará a los enclaves urbanizables y urbanos no consolidados la dotación de servicios básicos antes de ejecutar el proyecto de urbanización, demasiado costoso en el contexto económico actual. Una ordenanza que pretende agilizar el proceso de regularización de parcelaciones y tener una visión más general de la situación desde el último Plan General de Ordenación Urbana. Pero, en cualquier caso, y siendo bienvenida esta próxima ordenanza, no debemos olvidar los quebraderos de cabeza, problemas y la ilegalidad que las parcelas, las edificaciones irregulares, los focos de población crecidos al amparo de la desidia administrativa han provocado. Y que, por supuesto, por mucha ordenanza que se cree, siempre tendremos que tener en cuenta que en Córdoba ha habido y habrá dos tipos de ciudadanos: a los que se les exigen todos los permisos, tasas, impuestos y normas para el acceso a la vivienda, la construcción de una nave industrial o la apertura de un negocio –como es preceptivo-y otros que han hecho de su capa un sayo, han actuado bajo la más vergonzosa impunidad y, encima, ahora son objeto de ordenanzas casi a medida para regularizar su irresponsabilidad y desvergüenza.

Lo más visto