También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Editorial, lunes 18 de marzo 2013

De 

Estamos asistiendo al ejemplo claro de porqué esta ciudad jamás levantará cabeza, ni escalará puestos en las estadísticas más positivas, ni liderará nunca otra cosa que no sea el lamento perpetuo y el mirar cómo otros nos pasan por el lado. Que hoy tenga que reunirse de nuevo el Ayuntamiento con las asociaciones de Patios, para intentar dejar claro algo tan triste como es el reparto de un dinero, deja bastante claro que en Córdoba no es merecido ni un reconocimiento como el que nos otorgó la UNESCO, que ha servido más como revulsivo egoísta y crematístico que como idea colectiva de ciudad, de proyecto. Dice muy poco de un equipo de gobierno que teniendo la mayoría absoluta que posee, permite desmanes ciudadanos y colectivos de este calibre, por esa idea equivocada de querer nadar y guardar la ropa, y sobre todo, de que conoce bien poco el talante y la idiosincracia de una ciudad cainita, envidiosa, egoísta y nada cohesionada en lo que debe ser el bien común. No se le pueden dar otros adjetivos a aquéllos que están protagonizando este bochornoso espectáculo.

Lo más visto