También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Editorial, jueves 7 de marzo de 2013

De 

De caramelo envenenado se podría tildar el gesto de cesión que la Junta ha realizado al Ayuntamiento respecto al recinto ferial de San Carlos. Sobre todo porque es precisamente eso, un gesto. El viejo recinto necesita una importante inversión en la reforma que precisa para los usos que se le pretenden dar. No es algo que ahora el receptor de San Carlos, el Ayuntamiento, o sea, pueda afrontar. Casi un millón de euros que requieren, obviamente, diferentes fuentes de financiación. Pero como gesto de cara a la galería puede quedar muy bien que la Junta, que ha demostrado con hechos- con éste y con anteriores mandatos municipales- que su obligado compromiso para con la ciudad ha sido escaso o sujeto a enjuagues electorales y pactos de sillones, pues intente a modo de estrategia que los cordobeses veamos en ello buena voluntad y ganas de solventar históricas diferencias. Pero no es así, o por lo menos, así no lo parece. No se trata sólo de ceder un recinto, por otra parte necesario. Hay que hacerlo con estudio previo, presupuesto y financiación posible. Lo demás es seguir mareando una perdiz para no apoyar el trabajo que ya ha comenzado a hacer el Ayuntamiento con el Parque Joyero. Y empeñarse en proyectos que no sólo no se han llevado a cabo, sino que nos han costado muchos millones a los contribuyentes.

Lo más visto