También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA/ Caso Faisán

Dos policías responderán por el "chivatazo" a ETA en pleno proceso de paz

El primero en el banquillo, Enrique Pamies. Comisario, jefe superior de policía en el país vasco el 4 de mayo de 2006, día del "chivatazo". Dice la instrucción que él fue el chivato, la persona que advirtió desde su teléfono al presunto cabecilla de la red de extorsión etarra, al dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, de que estaba en el punto de mira de la policía. Un golpe en el que también iba a ser detenido el dirigente del PNV Gorka Aguirre. Todo se producía en pleno proceso de paz iniciado por el presidente Zapatero y con Alfredo Pérez Rubalcaba recién aterrizado en el ministerio del interior.El acusado, Pamies, niega la versión y justifica sus llamadas telefónicas en que ese día, a esa hora, realizaba gestiones para contactar con uno de sus confidentes dentro de ETA. Pamies, hoy jefe provincial en Huesca, ha dedicado su vida a la lucha contra la banda y esta detrás de algunos de los golpes más importantes dados a los terroristas. Es uno de los principales enemigos de la organización armada con la que ahora le acusan (el fiscal así lo hace) de haber colaborado por su cuenta y riesgo. Y es que quien habló con él reiteradamente por teléfono, y presuntamente le habría dado la orden desde el Gobierno a entender de las acusaciones, el ex director general de la policía, Víctor García Hidalgo, ha quedado fuera del banquillo. Sí le acompañará, el inspector jefe J.M.Ballesteros, hoy día destinado en Logroño. En 2006 era inspector en la brigada de Información de Vitoria. Fue el agente que, según el juez Pablo Ruz, se desplazó a Irún y entregó a Elosua el teléfono por el que le llamó Pamies. Dos policías, Pamies y Ballesteros, darán la cara por un chivatazo que se queda sin la pata política.

Lo más visto