También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

El día después del Debate

        El Debate del estado de la Nación sigue centrando la actualidad política. La superioridad argumental y la solidez de las propuestas de Rajoy han acabado con los pronósticos derrotistas sobre la capacidad de Presidente y de su equipo de orientar adecuadamente la salida de la crisis, en un contexto, que como acaba de ratificarla Comisión Europea, cada vez se complica más.            El Debate ha puesto también en evidencia la necesidad de que el PSOE cambie de forma de ejercer la oposición y afronte, de una vez por todas, su liderazgo interno y externo, la prioridad en sus propuestas y medidas, abandone el maximalismo y la demagogia emotivista, y recupere el horizonte del interés común. También se ha comprobado cómo los grupos minoritarios transitan solo por el círculo de sus intereses, lo que hace que se conviertan en versos sueltos de estrambóticas salidas. La tentación que debe evitar Rajoy es la autocomplacencia. El ejercicio de democracia parlamentaria de estos días debe servir para alentar la decisión ante los agujeros negros, por ejemplo la corrupción. La prioridad de la reducción drástica del paro y de la activación de la economía debe estar acompañada por un ejercicio de regeneración de la vida política y social. Las políticas sociales pasan por decisiones educativas y de apoyo a la familia y a la vida, medidas que generan un tejido social adecuado a un nuevo horizonte de bienestar y desarrollo.