También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Javier Sierra en La Mañana

El detalle macabro de el Greco

Colas de hasta tres horas dejan patente el interés que despierta la exposición el "El griego de Toledo”.  Javier Sierra repasa el lado más enigmático de la muestra de este artista de finales del Renacimiento.
El entierro del Conde Orgaz
El entierro del Conde Orgaz

¿Ha sido justa la historia con el Greco? “La historia ha tenido momentos muy duros para él. Fue poco menos que un apestado. Llega a la corte de Felipe II arropado por los grandes pintores del momento, pero no se sabe ganar el afecto del rey. Se fue a Toledo, monta su taller y se convierte en pintor de retablos, que es por lo que pasará a la historia”, explica Javier Sierra, autor de “El maestro del Prado”, un libro en el que hace un repaso de las historias más desconocidas y secretas de este museo.

“El Greco llega a España con 36 años, después de hacerse muy amigo del bibliotecario de Felipe II. Le conoce en Roma y parece que le arrastra a una secta llamada “la familia del amor. Esta secta parece que influye mucho en el Greco hasta  el punto que algunos han querido ver consignas en algunas de sus obras. “En ‘El caballero de la mano en el pecho’, los dedos corazón y anular están pegados, un gesto que repite en varios de sus cuadros y que algunos relacionan directamente con la secta”.

Pero de todos sus cuadros el que quizás haya levantado mas polémica sea  el colosal  ‘Entierro del Conde Orgaz’. “Remite a un episodio milagroso que se produce 200 años antes de que el Greco lo pintara. La leyenda dice que dos Santos entierran al señor de Orgaz con sus manos diciendo que todos aquellos que merezcan la Gloria eterna tendrán también ese privilegio. El Greco retrata ese acontecimiento con personajes de su entorno y esto genera un debate tan intenso que a fecha de hoy sigue sobre la mesa”. Las incógnitas que plantea son varias;  quien es quien en el cuadro, si él también se retrató, porqué ninguno de los personajes tiene pies, y si el niño que aparece es el propio hijo del artista.

Además cuenta con un detalle un tanto “macabro”. ‘El entierro del conde Orgaz' es un cuado en dos niveles; el espiritual y el terrenal. En el espiritual asoma un señor con barba y anciano que es Felipe II, que no estaba muerto en el momento de pintar el cuadro, de hecho sobreviviría al cuadro en 10 años. "Pudo haber sido una venganza por no haberle aceptado como pintor de corte”, afirma Sierra.

No hay que olvidar que el carácter de el Greco era un tanto difícil. “Era un personaje tan seguro de sí mismo que se negó durante muchos años a pagar impuestos. Tampoco hablaba muy bien español, pero parecía no importarle”. 

Sierra recomienda visitar en la exposición los cuadros de su época bizantina, de su juventud y ver el salto evolutivo que se produce en apenas dos años al pasar a la sala siguiente. “Es un detalle que no se ha producido en el resto de pintores de la historia del arte. Ese salto lo propició su salida de Grecia y su caída en el taller de Tiziano que le cambio el alma”, advierte el escritor en La Mañana sobre esta muestra que aglutina 125 pinturas del Greco de las aproximadamente 300 obras del pintor que se conservan en todo el mundo.


Si quieres escuchar la entrevista completa en @LaMananaCOPE PINCHA AQUÍ

Lo más visto