También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 04/01/2014

Deslealtad de Mas

La Generalitat de Cataluña aseguró ayer que ha recibido algunas respuestas de los países de la Unión Europea a la carta en la que Artur Mas les informaba de sus pretensiones secesionista. El Gobierno catalán no ha especificado quién ha respondido ni en qué términos. No habrá respuesta, si acaso acuses de recibo. Esta es una cuestión que se refiere a la soberanía española y ningún líder internacional en su sano juicio va a entrar en ella. Esto lo sabía perfectamente Artur Mas cuando envió su misiva el pasado 20 de diciembre. El objetivo de ese envío no era ganar apoyo internacional sino ejercer presión al Gobierno de Rajoy. Mas sabe que la consulta no se va a celebrar, sabe que nadie en Europa se va a poner de su lado. Mas en realidad actúa en clave electoral. Es lo que viene haciendo desde hace años. Quiere recuperar intención de voto compitiendo con ERC y tensar la situación para sacar el máximo provecho en una próxima negociación con Madrid. Pero puede quedarse sin una cosa y la otra. Desde luego la falta de juego limpio que supone la carta del 20 de diciembre y el modo en el que ha comprometido la imagen de España invitan a olvidarse de una oferta generosa para mejorar la fiscalidad. Es razonable no dar bazas a Mas con una polémica que alimente el victimismo. Pero el Gobierno tiene que hacer cumplir la ley, como viene haciendo hasta el momento. El diálogo tantas veces solicitado no puede comprometer lo establecido por la Constitución y tendría que estar presidido por una lealtad que está faltando.

Lo más visto