También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial COPE

Descansen en la Paz de Dios

Miguel Pajares, el sacerdote español, misionero de San Juan de Dios ha fallecido víctima del Ébola. Junto a él, en Liberia, han fallecido cinco de sus amigos de comunidad: tres sacerdotes de San Juan de Dios, una religiosa de María Inmaculada, y el asistente social del Hospital de San José en Monrovia. Miguel Pajares se ha unido a Patrick, Chantal, George, Lorine y Titi. Ni en la vida, ni en la muerte les ha dejado solos. Viajó a España repatriado junto a otra religiosa española, pero la misión que guió la vida de Miguel Pajares no entiende de fronteras. Ha muerto como ellos y como los miles de africanos que seguirán muriendo.La Organización Mundial de la Salud alertó hace solo unos días del deber que pesa sobre las economías más fuertes y poderosas del mundo pidiendo que ayuden a África a instalar infraestructuras que hagan frente a esta epidemia. Miguel Pajares y sus compañeros se infectaron porque desde hace casi cuarenta años el Ébola no ha sido una prioridad en el complejo mundo de los ensayos clínicos. Llamar a las cosas por su nombre no es hacer demagogia, sino un deber de justicia. África se enfrenta a una epidemia para la que no tiene recursos y el sacerdote Miguel Pajares, con su vida y con su muerte, ha venido a testimoniarlo al corazón de una Europa rica y capaz, pero paralizada. Alguien tendrá que despertarnos y quizás lo consiga este maldito virus a través  de un hombre de Dios como lo es el sacerdote Miguel Pajares.

Lo más visto