También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El desafío de la ultraderecha en Francia

De 

Quedan dos años para las elecciones presidenciales en Francia y los partidos políticos se están preparando a fondo para una de las batallas electorales más decisivas para el futuro del país, y también de Europa. Mientras el antiguo presidente de la República, Nicolás Sarkozy, ha vuelto a hacerse con las riendas de la UMP, el centro-derecha cada día más dividido, la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, ha sido reelegida presidenta del Frente Nacional entre el entusiasmo de los asistentes al Congreso nacional de su partido, celebrado este fin de semana. En medio queda un desacreditado presidente socialista François Hollande, arrastrado por su mediocridad y por los efectos de una crisis económica que está afrontando con titubeos y demasiado tarde para esperar una recuperación a tiempo.El panorama que se divisa es un profundo cambio político y sociológico con una previsible confrontación entre el centro-derecha y la ultraderecha en un contexto en el que el partido socialista, previsiblemente, va a quedar al margen de la pugna. Es llamativo que el nuevo líder del centro-derecha haya definido como ultra-izquierdista a la que presuntamente será su rival en las presidenciales. Marine Le Pen tiene como banderas la eurofobia y la recuperación de la identidad de Francia, frente a lo que considera una “invasión” musulmana. Mientras el centro-izquierda y el centro-derecha se debilitan cada vez más por su inconsistencia ideológica y sus disputas de liderazgo, la ultraderecha se muestra sólidamente unida, esperando cosechar el descontento y los miedos de una sociedad en profunda crisis.  

Lo más visto