También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Desafío en el corazón del Islam

La secta islámica “Boko Haram”, que mantiene secuestradas a 85 escolares en el nordeste de Nigeria y que en los últimos tres años ha asesinado a más de tres mil cristianos, tiene como objetivo principal la islamización del país más grande de África y la erradicación de todo vestigio de cultura occidental. Esta meta es compartida por los mismas sectas radicales que pululan por el Norte de África bajo la franquicia de Al Qaída, al igual que las que combaten en Siria y las que colocan bombas en Kabul, Karachi, El Cairo, Sanaa… o matan a soldados argelinos en la Cabilia, como ha ocurrido este fin de semana. En algunos casos, como en Nigeria, los objetivos perseguidos por estos fanáticos terroristas suelen centrarse en las poblaciones cristianas, pero la mayoría de los atentados que cometen van contra los propios musulmanes que pertenecen a otras ramas del Islam. Lo que se plantea es la capacidad de las sociedades musulmanas para emanciparse de tutelas ideológicas sin renunciar por ello a su fe. Curiosamente algunos Estados islámicos no dejan de hacer negocios con Occidente mientras niegan toda apertura democrática. El gran historiador Arnold Toynbee, ya explicó que oponerse a las corrientes de la historia era una tarea destinada al fracaso. Pero mientras este fracaso llega, las sectas terroristas proseguirán su oleada de crímenes con la complicidad de  dictaduras que, paradójicamente, son cortejadas por los países occidentales en una de las granes contradicciones de la modernidad.

Lo más visto