También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID | 18ª de San Isidro

Derrochando coraje y corazón

El novillero Gonzalo Caballero, que lució durante un paseíllo un capote bordado con el escudo del Atlético de Madrid, firmó la faena de más argumentos de una tarde condicionada por el escaso juego de los novillos de Guadaira y Montealto.
Gonzalo Caballero luciendo un capote de paseo con el escudo...
Gonzalo Caballero luciendo un capote de paseo con el escudo del Atleti. C+TOROS

Dice la letra de nuestro himno "...derrochando coraje y corazón...". Sin complejos, cabeza alta como pidió el Cholo a la conclusión de la Final de Lisboa. Así se presentó Gonzalo Caballero en la puerta de cuadrillas de Las Ventas este lunes. Capote en rojiblanco. Escudo y colores que representan un sentimiento y una pasión. En este caso, dos pasiones. Toros y fútbol de la mano en un capote.  Después, Gonzalo firmó la faena de mayor calado del festejo. Fue en el segundo, un novillo de cabeza gibarizada y mansote en los primeros tercios. No quiso ni capotes ni caballos pero rompió a embestir con temple en la muleta. Se puso pronto a torear Gonzalo Caballero, con coraje. Un par de doblones y la muleta a la derecha para ligar una buena tanda en redondo por temple y buen aire. Siguió por ese pitón, más enroscado, con expresión, ligado a un natural de profundo trazo. Pero el novillo de Guadaira tuvo fuelle hasta ahí. Después al natural el animal se desinfló y lo realizado por el novillero madrileño perdió en eco y emoción. Lo intentó solventar Gonzalo volviendo a la derecha y epilogando con corazón su faena con unas ajustadas bernadinas. La estocada, corta, fue suficiente para tumbar al novillo. Suya fue la única ovación de la tarde.El quinto fue otra historia. El de Montealto se frenó pronto en la muleta del novillero de Torrejón de Ardoz. Sin opciones, un par de desarmes terminaron por hacer desistir a Gonzalo que se fue detrás de la espada.Volvía Román a Las Ventas tras su oreja de hace dos semanas. Vía sustitución y con la alternativa en el horizonte. Gesto de torero. Sin embargo, no gustó el comportamiento del primero de Guadaira. Mansote, sin celo y tendiendo siempre a meterse por dentro desde los capotes. Así lo comprobó Gonzalo Caballero en un quite por gaoneras del que salió prendido por un gemelo. Román planteó una faena valiente y seria. Siempre cruzado, intentó limar defectos al toro y alargar su embestida. Pero sólo duró un suspiro. Mediado el trasteo el de Guadaira se le venció cuando le pasaba a izquierdas para voltearle y tenerle después a merced en el ruedo. Se volvió a poner el valenciano pero el novillo había aprendido donde estaba la anatomía del novillero. Lo despenó de una estocada caída.El cuarto traía el hierro de Montealto y otras hechuras. Dio distancia Román para comenzar su trasteo por estatuarios. Fuerte el novillo en su embestida. Puro espejismo. Después redujo revoluciones y tendió a quedarse corto por el lado derecho. Cambió de mano y hubo una tanda en la que Román prefirió el mando a la estética, arqueando la figura en pos de la mano baja. Pero el animal no respondió después y la faena se fue diluyendo. La estocada, volcándose, perfecta de ejecución y colocación.Cuatro novillos y pocos resultados los obtenidos por Posada de Maravillas en esta Feria de San Isidro. Se gustó el novillero en el saludo a la verónica al tercero de Guadaira. Otro animal muy justo de trapío que tuvo un buen pitón izquierdo. El pacense planteó su faena por ese lado, con algunos pasajes que tuvieron expresión y otros que resultaron más atropellados y destemplados. Al conjunto le faltó mayor emoción. Posada estuvo correcto pero se echó en falta más alma a lo realizado. Menos argumentos tuvo aún la faena al vulgar sexto. El utrero de Montealto se movió sin clase ni entrega y Posada se enmarañó en una faena larga que no llegó a ningún sitio. FICHA DEL FESTEJO Madrid, lunes 26 de mayo de 2014. 18ª de Feria. Casi tres cuartos de plaza. Tres novillos de Guadaira (1º, 2º y 3º), terciados, pobres de cabeza. De juego descastado, tuvieron nobleza 2º y 3º. Tres remiendos de Montealto (4º, 5º y 6º), correctos de presentación y de juego descastado y deslucido. Román, silencio y silencio. Gonzalo Caballero, saludos y silencio. Posada de Maravillas, silencio y silencio tras aviso.

Lo más visto