También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

La defensa de la vida, prioridad política

Es cierto que la realidad económica y financiera con la que se ha encontrado en su primer año el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya provocado que lo urgente primara sobre lo importante. Pero todo ello no debe ser óbice para que el Gobierno establezca prioridades de fondo y acometa las reformas prometidas en su programa electoral. Una de esas prioridades debe ser la defensa de la vida. Difícilmente se sostiene el discurso sobre otros derechos humanos si no se protege toda la vida y la vida de todos.   El Foro de la Familia, tras mostrar su satisfacción por las declaraciones del Ministro de Justicia, en las que ratificaba el propósito del Gobierno de proceder a modificar la Ley del Aborto conforme a los compromisos de su programa electoral, ha pedido al Ejecutivo que la reforma se lleve a cabo con prontitud. Ya hemos visto a dónde lleva el despropósito de la Ley Zapatero. El aborto considerado como un derecho y el número de abortos disparado, contrariamente a lo que se prometió sin fundamento alguno. La única ley justa en materia de aborto es la que protege sin excepción alguna al niño que va a nacer, y también sin excepciones, a las mujeres embarazadas para que puedan ser madres. Hacia ahí debemos caminar y para que el primer paso prometido por el Gobierno sea creíble, resulta imprescindible que se establezcan los mecanismos  necesarios para que no se dé un fraude de ley como se dio con la Ley del 85, un auténtico coladero.