También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Madrugada 5 marzo 2015

En defensa de la verdad

En la historia se mantiene desde el principio una batalla interminable por la verdad, que los hombres estamos llamados a reconocer y a la que somos invitados a adherirnos libremente. El Concilio Vaticano II fue el gran evento con el que la Iglesia quiso invitar de nuevo a reconocer la verdad a los hombres de nuestro tiempo, en diálogo con sus preguntas y aspiraciones. Lógicamente la gran cuestión en torno a la verdad sigue abierta. Recientemente se ha planteado un caso paradigmático que es reflejo de la sociedad en que vivimos. Se trata de la expulsión de un sacerdote, profesor de la universidad de Marchette, en Wisconsin, por el simple hecho de haber dado la razón a un alumno que defendía el matrimonio entre hombre y mujer, tal y como enseña el Catecismo de la Iglesia. La dirección del centro docente, que tiene el honor de llevar el nombre de San Ignacio de Loyola, alega la pluralidad de la sociedad y la acogida a todos, incluidos las parejas homosexuales, los “tríos” e incluso las personas que practican la poligamia. En algunos ámbitos de nuestras sociedades occidentales, enseñar o sostener en público la doctrina católica se ha convertido en un peligroso ejercicio frente a la presión totalitaria que ejercen los defensores de la “ideología de género”. En este ambiente hostil, los católicos seguimos siendo llamados al encuentro y el diálogo con todos para dar razón de nuestra esperanza, y para aportar la sabiduría humana de la fe a la ciudad común. Haciéndolo, servimos además a ensanchar los espacios de libertad y auténtica pluralidad.

Lo más visto