También en directo
Ahora en vídeo
Fútbol | Final Copa Italia

Cuatro hinchas heridos, uno grave por un disparo, antes de la final de la Copa de Italia

Antes del encuentro entre Fiorentina y Nápoles hinchas de ambos equipos y de la Roma han protagonizado varios incidentes en la capital italiana que han dejado 4 heridos, uno de ellos grave tras recibir un disparo. La final ha empezado con 45 minutos de retraso.
Aficionados del Nápoles rodean a uno de los hinchas heridos.

De 

Al menos cuatro aficionados del Nápoles han resultado heridos, tres de ellos por disparos de arma, en enfrentamientos en Roma antes de la final de Copa Italia entre ese equipo y la Fiorentina. Tres de los heridos fueron alcanzados por disparos en la calle de Tor di Quinto, en los aledaños del estadio Olímpico de Roma, cuando un grupo de ultras romanos, según los medios, atacaron a los hinchas del Nápoles. Uno de los heridos, de unos 30 años, fue trasladado en estado grave al hospital por una herida de arma de fuego en el tórax, mientras los otros dos fueron heridos en una mano y en un brazo. Según la primera reconstrucción, dos de los heridos, uno de ellos un policía de paisano que viajo a Roma a ver la final, fueron rodeados por un grupo de personas con acento romano y tras un enfrentamiento se oyeron los disparos. Los medios italianos informaron de que la pistola fue encontrada cerca de la calle donde se produjeron los disparos tras ser abandonada. También resulto herido de levedad un policía por un petardo lanzado, esta vez, por aficionados del Nápoles en algunos incidentes que se produjeron antes de entrar en el Olímpico. La policía está  escuchando a algunos testigos para esclarecer lo sucedido, pero aún no se han producido detenciones. También se baraja la posibilidad que el ataque se haya producido por otros motivos o relacionados con el fútbol. A pocos minutos del inicio del encuentro, la situación  volvió a la normalidad, aunque la final ha comenzado con 45 minutos de retraso.Durante unos minutos, los representantes de ambos equipos y de la Lega se planteron sobre el terreno de juego si era pertinente disputar la final por el estado demasiado exaltado de los hinchas del Nápoles. Ante esta situación, el capitán del equipo de Rafa Benítez, el eslovaco Marek Hamsik, decidió acudir a la curva norte del Olímpico para hablar con los representantes de los aficionados napolitanos más radicales y pedir calma. Pese a que este gesto provocó que desde ese fondo se lanzasen numerosas bengalas, una de las cuales alcanzó a un bombero, al final se decidió que el encuentro se disputase. Hamsik regresó al vestuario para unirse al resto de sus compañeros y el trofeo de la Copa de Italia volvió al terreno de juego.

Lo más visto