También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

La Cuaresma en la despedida de Benedicto XVI

De 

Con el Miércoles de Ceniza se inicia hoy la Cuaresma, uno de los “tiempos fuertes” del calendario litúrgico que invita a los católicos a una profunda conversión interior con la mirada puesta en la alegría inmensa dela Pascua. Benedicto XVI, en una especie de regalo de despedida, nos ha ofrecido con en el que será su último mensaje cuaresmal, una bellísima síntesis de lo que ha sido su portentosa catequesis al afirmar que toda la vida cristiana consiste en responder al amor de Dios. Esta idea  clarificadora de lo que es la esencia de la Fe y que ya había expuesto con todo detalle en su encíclica “Dios es amor”, la redondea con una invitación propia de este tiempo: la de alimentar la fe a través de una escucha más atenta y prolongada de la Palabra de Dios y, al mismo tiempo, crecer en la caridad.   Sin olvidar las indicaciones tradicionales que hace la Iglesia a sus fieles en este tiempo, como son la frecuencia de los sacramentos, el ayuno, la penitencia y la limosna, el Papa define al cristiano como una persona “conquistada por el amor de Cristo” que la mueve a la caridad, al amor al prójimo. A la luz de esta afirmación vuelve a recordar que nunca puede separarse la fe de la caridad, dos virtudes teologales que alimentan la tercera,  la esperanza en la victoria de Cristo que comenzamos a experimentar ya en esta vida. Benedicto XVI concluye afirmando que la evangelización es la mayor obra de caridad. Degustar este mensaje es una forma excelente de comenzar la Cuaresma.  

Lo más visto